Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 29 de octubre de 2020
  • Actualizado 22:26

Compromiso con la democracia y el país

Compromiso con la democracia y el país

Bolivia está a seis días de escribir una nueva página en su historia democrática. El nuevo padrón electoral, aprobado por el Tribunal Supremo Electoral (TSE), da cuenta de que hay 7.332.925 personas habilitadas para votar el domingo (18 de octubre) y elegir al nuevo Presidente que gobernará el país en los próximos cinco años. Del total, 7.031.294 se prevé que acudan a las urnas en los nueve departamentos del país, mientras que 301.631 bolivianos sufraguen en 33 países del exterior, la mayoría de ellos están en Argentina, España, Italia, Chile y Estados  Unidos.

El padrón electoral fue depurado después de las elecciones fraudulentas del 20 de octubre del año pasado, por lo que el Órgano Electoral lo abrió para estos comicios y registró un incremento de 17.561 nuevos votantes en relación a las elecciones de 2019.

Es claro que casi la tercera parte de la población de Bolivia está habilitada para votar el domingo, por lo que en sus manos está el futuro del país.

Es momento de que los ciudadanos cumplan su obligación y ejerzan su derecho al sufragio. No importa por qué binomio o partido político en carrera electoral lo hagan, lo vital es que participen para consolidar un gobierno que cuente con el respaldo legal y legítimo, sobre todo en estos momentos tan complicados que vive Bolivia.

El país tiene serios problemas económicos, sociales, políticos, por lo que los próximos gobernantes (Presidente y Vicepresidente), así como los legisladores (senadores y diputados)  están llamados a realizar una labor oportuna, eficiente y responsable, pero, sobre todo que tengan la capacidad de responden a la confianza depositada por los electores.

En las elecciones de 2019, el 88.31% (6.460.515) acudió a las urnas y el abstencionismo fue del 11.69% (854.849), según datos del Tribunal Electoral.

Estas elecciones tienen matices especiales, dado que se realizarán en situaciones que no se habían presentado antes. Tres candidatos presidenciables renunciaron a pocos días de los comicios. Se bajaron de la carrera Jeanine Áñez de Juntos y Jorge Tuto Quiroga de Libre 21, y Acción Democrática Nacionalista (ADN) retiró la candidatura de María de la Cruz Bayá, aunque ella asegura que sigue como candidata. Ahora, solo quedan cinco binomios que buscan “conquistar” a los votantes para ganar las elecciones.

A las renuncias  se suma el hecho de que con el paso de los días la campaña de los binomios se torna cada vez más violenta y la “guerra sucia” gana terreno en las redes sociales. Sin embargo, pese a esos hechos que seguramente desalientan a muchos, es necesario que los electores tomen conciencia, definan a qué candidato darán su apoyo y acudan a los centros de votación.

Es bueno mencionar que el ejemplo de compromiso con la democracia y con el país lo dan siempre los adultos mayores, quienes pese a que no están obligados a sufragar lo hacen, es más, ellos madrugan para cumplir con ese deber cívico. En esa línea, la mayoría debe hacer lo mismo para definir el futuro del país.