Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 24 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:24

La coca y la lucha por el poder

La coca y la lucha por el poder

El conflicto por la dirigencia de la Asociación Departamental de Coca (Adepcoca), que ingresa a su tercera semana, no puede seguir prolongándose más por todos los daños que ocasiona a la población que no tiene nada que ver con esta pelea por adueñarse del rentable mercado de la venta de la hoja de coca.

Este negocio movió en los últimos cinco años un poco más de 1.630 millones de dólares, según informes anuales difundidos por la Oficina de Naciones Unidas Contra la Droga y el Delito (Onude), reportó El Deber de Santa Cruz.

A partir de estas cifras que maneja este organismo internacional se puede entender por qué dos, e incluso tres, facciones de cocaleros se disputan la dirigencia de este sector, por los réditos económicos que deja la comercialización de la hoja de coca, en este caso del sector de Villa Fátima, de la ciudad de La Paz.

La violencia desmedida a la que recurrieron los sectores enfrentados dejó destrozos y personas heridas, además de temor en los vecinos que viven cerca de la sede de los cocaleros.

El 3 de julio pasado, un policía murió cuando un sector de los cocaleros de los Yungas de La Paz contrario al gobierno se enfrentó a las fuerzas del orden.

Este fortín (Adepcoca) es el objetivo de quienes se disputan este mercado de la hoja de coca, para lo cual recurrieron incluso al uso de la dinamita, lo cual se constituye en un delito y atentado contra la integridad de las personas.

Vecinos afectados de las inmediaciones del mercado de coca de Villa Fátima salieron, con banderas blancas en alto, para pedir que el conflicto cese, tras dos semanas de fieros enfrentamientos.

Para este lunes se tiene prevista la realización de una asamblea general de socios en la que se podrían definir qué medidas asumirán en las próximas horas, mientras que, en forma paralela, el Comité de Autodefensa de los cocaleros definió realizar otra asamblea, para conformar un nuevo comité electoral que llame a unas nuevas elecciones en un lapso de 10 días.

Para terminar con este conflicto, lo más salomónico será que se realicen elecciones sin injerencia de ningún tipo, con el fin de que sean todos los cocaleros los que elijan a sus representantes y una vez que se conozcan los resultados que se respeten los mismos.

En estas elecciones no tendrá que intervenir ninguna entidad externa a esta organización, para que no se contamine el proceso que es urgente y necesario para pacificar a este sector.

La Defensoría del Pueblo llamó a la unidad a los productores de la hoja de coca como único camino para terminar con este conflicto que se ha prolongado, hasta ahora, por dos semanas. En las próximas horas se tendrá que delimitar la cancha con el fin de que el sector cuente, finalmente, con una sola dirigencia que trabaje por los intereses de todos los productores de la hoja de coca.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad