Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de septiembre de 2021
  • Actualizado 15:08

COBOCE, ejemplo de gran contribuyente

COBOCE, ejemplo de gran contribuyente

Los impuestos que cancelan las diferentes actividades económicas sirven, primordialmente, para construir obras de servicio público, entre las más importantes escuelas, hospitales, carreteras, parques, plazas y servicios básicos.

Eso equivale a decir que, si una ciudad o un departamento recauda los montos planificados en su Plan Operativo Anual, podrá diseñar, elaborar y ejecutar los proyectos que han previsto las autoridades para lograr un desarrollo acorde a las expectativas de la población.

Caso contrario, el municipio y el departamento quedarán sin obras de desarrollo y condenados a mantenerse postergados en sus aspiraciones.

Para que eso no ocurra es importante que la Alcaldía y la Gobernación, como administradoras,  lleven un registro minucioso de todas las empresas, pequeñas, medianas y grandes que deben tributar y hacer el seguimiento correspondiente para que ninguna evada este compromiso.

Porque, así como hay empresas que cumplen con sus obligaciones tributarias, existen otras que recurren a la denominada viveza criolla para pagar menos de lo que les corresponde o, en casos extremos, eludir totalmente esta obligación, escudándose en el Régimen Simplificado.

Un caso que se debe destacar es el de la Cooperativa Multiactiva COBOCE R.L., empresa que figura en el listado de los 100 mayores contribuyentes del país, según el Servicio de Impuestos Nacionales.

Este mismo listado posiciona a COBOCE entre las cinco empresas de Cochabamba que más contribuyen con impuestos, además de que es una de las que genera mayor cantidad de fuentes de trabajo en el país.

Justamente, una de las siete unidades de la mayor cooperativa boliviana, COBOCE Cemento está hoy de aniversario, cumple 49 años de arduo trabajo y aporte a la economía del país.

En contrapartida, hay empresas ilegales que manejan miles de dólares como capital, pero pagan impuestos dentro del Régimen Simplificado, es decir, no tributan lo que corresponde, cometiendo así evasión fiscal.

En otros casos, los que administran un negocio bastante lucrativo se mueven en la clandestinidad y no contribuyen con un solo peso, no obstante que obtienen importantes ganancias.

En esos casos corresponde que las reparticiones del Estado, que tienen la tarea de controlar el pago justo y oportuno de los impuestos, realicen una labor minuciosa, con el fin de que todos contribuyan en la medida que les corresponde, es decir, de acuerdo a su capital e ingresos que obtienen.

Si no se logra que todos cancelen sus impuestos en los plazos establecidos y los montos que corresponden, una ciudad o un departamento no podrá implementar las obras que requiere para mejorar las condiciones de vida de sus habitantes.

Pagar impuestos, entonces, no debería ser visto como una carga onerosa, sino como una contribución con el objetivo de que la ciudad mejore las condiciones de habitabilidad para todos sus habitantes. 

Evasión fiscal

Así como hay empresas que cumplen con sus obligaciones tributarias, existen otras que recurren a la denominada viveza criolla para pagar menos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad