Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 05 de marzo de 2021
  • Actualizado 16:14

Clases, desafío en medio del rebrote

Clases, desafío en medio del rebrote

El año escolar de la gestión 2021 inicia mañana, con el reto de enfrentar una nueva forma de impartir los conocimientos y que el proceso enseñanza- aprendizaje se cumpla. La presencia del mortal coronavirus, que llegó a Bolivia el 10 de marzo del año pasado, marcó un antes y un después en la educación en el país. En 2020, el gobierno de la expresidenta Jeanine Áñez no logró dar las condiciones para que los estudiantes ingresen al mundo de la enseñanza digitalizada y, en agosto, clausuró la gestión educativa, generando una serie de problemas. 

 Ahora, en pleno proceso de rebrote se inicia el año escolar en los niveles inicial, primaria y secundaria, pero, esta vez, la decisión de las autoridades del Ministerio de Educación es que sea a distancia, en los municipios que están considerados de alto riesgo por la cantidad de  contagios que se reportan al día. Asimismo, se pasarán clases semipresenciales y presenciales, dependiendo del grado de riesgo de los diferentes municipios.

A diferencia de lo que sucedía en la gestión de Áñez, ahora, los profesores están aparentemente listos para volver a las aulas de forma virtual o a distancia, y también está preparado el material y los soportes tecnológicos que serán usados para el proceso de enseñanza.

El desafío está lanzado; los colegios privados, tal como sucedió en la gestión pasada, cuentan con plataformas y personal capacitado para seguir con la educación virtual, así como también los estudiantes que tienen los equipos y la preparación necesaria. Las unidades educativas fiscales son las que tendrán que asimilar ese proceso y entrar, paulatinamente, a las nuevas exigencias.

Se espera que los maestros estén a la altura del desafío, preparados y que los estudiantes también puedan entrar sin mayores problemas a esa nueva forma del proceso enseñanza- aprendizaje.

Es seguro que en las primeras semanas se reportarán algunos problemas, pero eso es parte del proceso; sin embargo, será bueno que las autoridades nacionales y municipales estén atentas y listas para subsanar las dificultades que se puedan presentar con el paso del tiempo.

No será fácil asimilar los cambios, pero, la presencia del mortal virus obliga a acostumbrarse a esa nueva realidad. Lo importante es que los estudiantes no pierdan más el tiempo y que no se frene su proceso de aprendizaje, pero, tomando en cuenta la prioridad de preservar la salud y la vida de ellos, los profesores y sus familias.

Por ahora, pensar en que se retome el trabajo normal en aulas es casi una utopía, ya que, si bien es cierto que comenzaron a llegar las vacunas y el país ingresó en una nueva fase de lucha contra la COVID-19, la ansiada normalidad en nuestra vida, aún está lejana.

 

Prevención

Las labores educativas se iniciarán de manera virtual, a distancia y semipresencial, todo dependerá del riesgo de los municipios. Lo importante ahora es prevenir los contagios con el virus.