Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de junio de 2022
  • Actualizado 00:17

No ceder un milímetro ante el crimen organizado

No ceder un milímetro ante el crimen organizado

A sangre fría. Dos policías y un voluntario del Gacip fueron asesinados a tiros, mientras se encontraban de rodillas, por un grupo de personas que atacaron a los miembros de la institución del orden con armas de fuego largas, sin darles tiempo siquiera de reaccionar ni responder al artero ataque.

El ataque sucedió cuando la patrulla policial se dirigía a la comunidad El Cuchi, en Santa Cruz. Los uniformados de la Fuerza Especial de Lucha Contra el Crimen realizaban tareas de seguridad ciudadana.

Este hecho desalmado sucedió a tres días de un nuevo aniversario de la Policía Boliviana (24 de junio), por lo que algunos jefes policiales adelantaron que “no hay nada que festejar” y la tarea inmediata es identificar y detener a quienes asesinaron con saña a estos tres funcionarios. Anoche se informó sobre la aprehensión de uno de los principales implicados, Misael N.

Es urgente que este hecho de sangre sea esclarecido a la brevedad posible, porque no se puede ceder un solo milímetro de terreno a grupos delincuenciales armados que se dedican al narcotráfico, trata de personas, contrabando u otros delitos que atentan contra la integridad de los bolivianos.

Si se permite que este hecho quede en la impunidad, existe el riesgo de que se inicie una escalada de violencia, similar a la que ocurre en otros países donde los ataques armados y asesinatos son tan frecuentes que las fuerzas del orden han perdido el control de algunos territorios.

Es menester que, a la brevedad posible, y utilizando todas las herramientas con las que cuenta la Policía, se detenga a todos los implicados de estos asesinatos y se vaya más allá hasta desarticular las mafias organizadas que estuvieran operando en el territorio nacional.

La policía y sus investigadores, apoyados por fiscales, están trabajando en la identificación de los asesinos, a quienes en primera instancia se los identificó como personas de nacionalidad extranjera, pero este dato será corroborado o descartado cuando se las detenga y se las lleve a las instancias judiciales que correspondan.

La población boliviana no puede vivir en zozobra, necesita seguridad para desplazarse por las calles o permanecer en sus hogares, por lo que es indispensable que se desbaraten estas bandas delincuenciales que se dedican, por lucro, a diferentes actividades delictivas, tratando de imponerse por la fuerza y disparando a diestra y siniestra.

Es hora de enviar una señal firme a estos delincuentes y que las fuerzas del orden (Policía y Fuerzas Armadas) sean implacables cuando se trate de desbaratar a estos grupos criminales que no tienen contemplaciones cuando atacan a quien creen que perjudica su actividad ilícita.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad