Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 22 de octubre de 2020
  • Actualizado 17:10

Caída del precio del petróleo y sus efectos

Caída del precio del petróleo y sus efectos

Después de 29 años, el precio del petróleo cayó y profundo. La cotización disminuyó en casi 30%, fue el peor bajón del crudo desde la primera guerra del Golfo (1991), tras la ofensiva de precios que ha iniciado Arabia Saudí en respuesta a la falta de consenso con Rusia para paliar los efectos del coronavirus. Moscú se negó el viernes a participar en la reducción conjunta de producción que proponía la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) para tratar de contrarrestar los efectos sobre la demanda del coronavirus de origen chino. 

El precio del barril del crudo bajó hasta 31 dólares y, según varios analistas  económicos, podría disminuir aún más en los próximos días.

El lunes, la caída del precio del petróleo ha golpeado a las acciones de las compañías energéticas, lo que tiene implicaciones adversas para los principales índices bursátiles.

El analista David Madden, de la firma CMC Markets, citado por la agencia EFE,  advirtió de que esos problemas pueden llevar a "condiciones financieras más ajustadas y golpear el crecimiento económico en todo el mundo".

Expertos señalan que en Bolivia se  sentirá los efectos de la disminución del precio del petróleo entre los meses de junio, julio, agosto y septiembre. 

El analista económico Gonzalo Chávez dice que si se mantiene la baja en los precios del carburante, el país comenzará a sentir los efectos desde junio. Recordó que en 2014 Bolivia ya soportó una crisis provocada por ese mismo problema.

Las instituciones que tendrían más dificultades serían las que reciben partidas del Impuesto Directo a los Hidrocarburos (IDH) que son las universidades públicas,  gobiernos municipales y departamentales. Esos recursos económicos están destinados para salud, educación, obras de infraestructura, entre otros.  

En los últimos años, esa partida presupuestaria fue disminuyendo, pero, ahora, todo indica que los efectos serán mayores. Considerando la baja del petróleo, el panorama se torna poco alentador para el país, principalmente, porque el Gobierno proyectó el Presupuesto General del Estado con un precio de 45 dólares el precio el barril del crudo. Ahora, se cotiza por debajo de 31 dólares y, al parecer, podría bajar más, todo dependerá de las decisiones y los acuerdos que tomen los países productores.

Tras conocer la noticia, autoridades de la Gobernación de Santa Cruz han anunciado que tendrán que “repensar” la forma de distribución de los recursos para ejecutar obras. El resto de los productores también deberán seguir similar camino.