Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 02 de julio de 2020
  • Actualizado 18:49

En busca de los positivos

En busca de los positivos

Siete municipios del eje metropolitano ingresan hoy en una nueva cuarentena rígida para frenar la alarmante propagación del coronavirus que, hasta el viernes, contagió a más de 3.200 y mató a 140 personas en Cochabamba.

El aislamiento no solo restringe la salida de los ciudadanos para aprovisionarse de alimentos una vez en las próximas dos semanas, sino que, lo más importante es que se prevé realizar un rastrillaje casa por casa para buscar a los posibles casos positivos del mortal virus.

Nadie puede poner en duda que es un nuevo sacrificio que hacen los cochabambinos, pero, dado el incremento de casos, parece ser la única forma de parar la propagación; al menos, se está viendo que en Beni y Santa Cruz, donde ya “buscaron” a los casos positivos en las viviendas, los aislaron y trataron, hay avances importantes.

Es claro que la solución no es solo la cuarentena, sino la estrategia, el despliegue de personal (voluntarios, médicos, enfermeras y otros), test y equipos para procesar las pruebas en el menor tiempo posible y con esa información tomar decisiones sobre los contagiados para evitar el deterioro de su salud, el contagio y la muerte de esas personas.

¿Será que los siete municipios están preparados con todo lo necesario? En los últimos días se conoció que hay serios problemas con los laboratorios que procesan las muestras, existen cerca de 2.000 que aún no son analizadas. A eso se suma la provisión de los test rápidos y moleculares. 

El rastrillaje, en el que participarán más de mil personas en el municipio de Cercado, es muy importante porque permite conocer qué es lo que realmente pasa con la COVID -19 en la ciudad. En Santa Cruz detectaron miles de casos sospechosos y lo más aterrador es que hallaron cuerpos de personas que murieron en sus casas, los familiares no lograron llevarlos a un centro de salud para que sean tratados. Ahora se sabe que muchos no encontraron un espacio en los hospitales, otros optaron por la automedicación, pese a los riesgos que corren los pacientes. También se conoció que otros prefirieron ver fallecer a sus seres queridos dentro de su hogar para evitar ser víctimas de discriminación de sus propios vecinos.

Los retos para todos los cochabambinos con esta nueva cuarentena, que es más rígida que las anteriores, son muy grandes y el objetivo principal, que es frenar la propagación del coronavirus, será logrado con la participación y conciencia de todos. Ahora más que nunca, las autoridades y los ciudadanos deben desplegar todos sus esfuerzos desde donde les toca ser protagonistas en esta lucha. No es momento de aplazos, la salud y la vida está en nuestras manos.