Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 26 de febrero de 2020
  • Actualizado 15:23

Burocracia y deshumanización

Cambios

Es hora de adoptar cambios necesarios en el sistema de salud, para garantizar la equidad y eficiencia en las políticas de atención a los pacientes.

Burocracia y deshumanización

Largas filas –desde la madrugada- para conseguir una ficha de atención en los centros hospitalarios públicos; saturación de los pocos hospitales de tercer nivel en el país; insuficiente cantidad de médicos especialistas con ítem; difícil acceso a medicamentos, y cierta deshumanización en la atención médico-paciente. Esta es la realidad a la que tienen que enfrentarse, cada día, las personas que adolecen de alguna enfermedad y no cuentan con los recursos económicos para acceder a una atención privada.  

Son problemas de larga data. Año tras año y casi sin ningún cambio, los medios de comunicación informamos sobre estas deficiencias, que reflejan las grandes necesidades que se tiene en el sector salud, un área que es vital para todos, ya que nadie está libre de no enfermarse en algún momento de su vida.  

Si alguien del Gobierno transitorio conoce a cabalidad la situación actual del sistema de salud boliviano, los problemas de infraestructura, las deficiencias en la atención de los pacientes y las demandas del sector, sin duda, es el actual ministro de Salud, Aníbal Cruz, quien estuvo al frente del Colegio Médico de Bolivia y fue uno de los principales detractores de la anterior gestión en Salud.

Por eso, es importante que continúe con el plan de acción que planteó a las pocas semanas de asumir el cargo, el que contempla la reestructuración del actual sistema de salud.

Es cierto que el tiempo que durará su gestión no alcanzará para implementar todos los cambios, pero sí puede dejar una base sólida para consolidar un nuevo sistema boliviano de salud, que garantice la equidad y eficiencia de las políticas de atención.

Más aún, cuando hace unas semanas, la presidenta Jeanine Áñez anunció la asignación del 10% del Presupuesto General de Estado al área de salud, una de las principales demandas de los médicos durante los últimos años.

Ahora que se cuenta con más recursos económicos, es imperativo, necesario y cuestión de justicia social que se designe a Salud como un sector estratégico del Estado, para que haya mayor inversión en infraestructura, equipamiento y recursos humanos.

Asimismo, se tiene que afrontar el proceso de deshumanización en la salud pública, en el que la atención médica –dada la insuficiente cantidad de recursos humanos- cada vez es más despersonalizada y centrada en ser eficiente pero no integral.