Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 19 de agosto de 2022
  • Actualizado 18:37

Bolivia, una sola patria

Bolivia, una sola patria

Los conflictos que se abren en diferentes frentes y los bloqueos que se realizan por distintos motivos no favorecen a ningún sector en específico, sino que perjudican a todos, especialmente en lo que se refiere a la economía, más aún cuando el país, como sucede en el resto del mundo, trata de dejar atrás la crisis económica que se ahondó con la irrupción de la pandemia del coronavirus a inicios de 2020.

Por eso es un desacierto llevar adelante medidas de presión como paros, huelgas y bloqueos, cuando lo que se debe privilegiar es el diálogo, la concertación y el trabajo en equipo para elaborar, aprobar y llevar adelante proyectos que beneficien a la mayoría de los sectores del país, sin importar que sean de uno u otro color político.

Sin embargo, pareciera que pedir entendimiento y concertación a grupos políticos antagónicos es una quimera, porque los intereses sectoriales se sobreponen a los de la mayoría, a los de la patria que busca desde hace 197 años un mejor derrotero para todos sus habitantes.

Antes de buscar en forma premeditada la confrontación con el rival, lo que deberían tomar en cuenta los que están acostumbrados a denostar al otro, por cualquier motivo, es que primero está la patria y la prioridad es trabajar para su engrandecimiento que beneficie a todos y no solo a algunos sectores privilegiados que circunstancialmente se encuentran en funciones públicas o detentan algún poder de decisión.

Cuando se bloquea una carretera, el país pierde millones de dólares, porque se paraliza el aparato productivo y se dañan los alimentos que se llevan de una región a otra, o a un mercado del exterior.

A tres años de que el país celebre su bicentenario y con las metas ya fijadas, el objetivo de todos los bolivianos debe ser el de trabajar por una patria unida y para lograr el desarrollo que se busca desde el día en que los fundadores firmaron el Acta de la Independencia, el 6 de agosto de 1825.

Y una tarea inmediata, además de resolver los bloqueos que afectan a los bolsillos de los bolivianos, es lograr un acuerdo para que el Censo Nacional de Población y Vivienda se realice el día que más convenga al país y se dejen de lado las fechas que por compromiso político mantienen uno u otro sector.

La implementación del Censo y la reactivación económica son dos aspectos importantes, el primero porque el país necesita saber cuánta población tiene y en qué condiciones vive; y el segundo, porque la gente requiere trabajar para tener ingresos estables y mejorar su calidad de vida.

Si se sigue en la confrontación, los únicos beneficiados serán los grupos privilegiados que administran la nave del Estado, mientras que millones viven sumidos en la pobreza por la falta de oportunidades.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad