Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 18 de septiembre de 2020
  • Actualizado 02:49

Bolivia, entre crisis y desafíos

Bolivia, entre crisis y desafíos

Está será una celebración que marcará un antes y un después en el país. Bolivia conmemora hoy el 195 aniversario de la independencia en medio de incertidumbre en lo político, de una preocupante crisis en lo económico y de un panorama nada alentador en lo relacionado a la salud.

Los problemas se iniciaron el 20 de octubre del año pasado, cuando más de seis millones de bolivianos acudieron a las urnas para elegir al nuevo Presidente, sin embargo, esas elecciones fueron anuladas, luego de que la Organización de Estados Americanos (OEA) confirmara que el Movimiento Al Socialismo (MAS) hizo fraude para ganar en los comicios. Ese hecho derivó en acciones violentas que provocaron la salida abrupta del expresidente Evo Morales y la sucesión constitucional que llevó a Palacio Quemado a Jeanine Áñez.

En esos más de 25 días de protestas, el país estuvo paralizado y se ocasionó grandes daños materiales y humanos, principalmente en las ciudades del eje, La Paz, Cochabamba y Santa Cruz.

Cuando Bolivia se encaminaba a recobrar la estabilidad política y social, tras haberse reconformado el Tribunal Supremo Electoral (TSE) y se preparaba para acudir nuevamente  a las urnas el 3 de mayo, el 10 de marzo se conoció los dos primeros casos de coronavirus en el país. Esa inesperada situación generó un problema que aún no logra ser solucionado y que es una verdadera amenaza para la salud y vida de los bolivianos.

El mortal virus desnudó todas nuestras falencias en el sistema de salud; también confirmó que las autoridades de los tres niveles, nacional, departamental y municipal, no estaban realizando un trabajo coordinado. Ahora, pese a que han pasado más de cuatro meses de la presencia del virus en el país, aún existen dificultades para aunar esfuerzos y hacer frente a la COVID-19, que hasta el martes contagio a 83.361 personas y mató a 3.320.

Bolivia, en estos momentos, vive un tiempo de desafíos en lo político, en lo económico, en lo social y, principalmente en el ámbito de salud.

El 18 de octubre, los bolivianos tendrán la oportunidad de elegir al nuevo Presidente o Presidenta que gobernará por los próximos cinco años. Será un tiempo muy complicado, difícil y con marcados retos, porque deberá reactivar la economía, generar empleo; tendrá que poner en marcha estrategias que permitan que todos los bolivianos se reconcilien y que unan sus fuerzas para sacar adelante al país.

Es momento de renovar el espíritu solidario, democrático y demostrar el agradecimiento a la tierra que nos vio nacer. El país está sumido en una profunda crisis, pero, solo con el compromiso y fortaleza de todos los bolivianos logrará superar estos momentos complicados.