Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de noviembre de 2019
  • Actualizado 07:35

La bicicleta y el medioambiente

Imagen referencial de una bicicleta. Pixabay
Imagen referencial de una bicicleta. Pixabay
La bicicleta y el medioambiente

Cochabamba no es una ciudad "cómoda" para caminar y menos apta para el manejo de bicicleta, según los resultados obtenidos mediante una encuesta realizada por el Centro de Estudios de la Realidad Económica y Social (CERES), "a pesar de la concienciación en salud y medioambiente".

Estos datos preocupan porque concluyen que las calles de la Llajta no son amigables ni para el peatón ni para el ciclista, pese a que desde hace un lustro, o más, las autoridades impulsan un ambicioso proyecto: convertir a Cochabamba en una ciudad en la que coexistan en forma armoniosa los vehículos, las bicicletas y los peatones. Sin embargo, ocurre todo lo contrario, conductores irrespetuosos que abusan de la bocina para “apartar” de su camino a los ciclistas que osan tomar las calles para ir al trabajo, hacer deporte o como una forma de recreación.

Jóvenes

Es importante promover el uso de la bicicleta en los más jóvenes, para cuidar el medioambiente y reducir la contaminación que ya es un problema de salud pública.

La encuesta realizada por el CERES señala que el 70% de los cochabambinos considera que la ciudad no es “cómoda” para caminar y el 85% cree que la Llajta no es apta para el manejo de bicicleta.

Calles poco adecuadas para los ciclistas y conductores bravucones cuando manejan sus vehículos son dos de las causas que hacen a Cochabamba una ciudad poco “amigable” para quienes gustan de manejar bici.

Pero también hay que señalar que existen ciclistas que no cumplen las normas de conducción. Por ejemplo, en vez de circular por la derecha, manejan por el lado izquierdo o por medio de los motorizados, con el riesgo de provocar accidentes de tránsito.

Promover el uso masivo de la bicicleta es una buena estrategia para mejorar la salud de las personas, disminuir el número de motorizados que circula por la ciudad, reducir el congestionamiento vehicular y la contaminación ambiental.

Para hacer de Cochabamba (por lo menos del Casco Viejo) una ciudad de ciclistas, las autoridades deberán trabajar en proyectos serios, construyendo ciclovías adecuadas y lugares de estacionamiento para que las personas puedan dejar sus vehículos de dos ruedas.

Otro aspecto que se debe tomar en cuenta es el cumplimiento de las normas de tránsito de parte de conductores, peatones y ciclistas, con el fin de evitar accidentes que en más de una ocasión han segado la vida de las personas involucradas.

Un error que cometen los pasajeros que bajan de un vehículo de transporte público, por ejemplo, es abrir la puerta sin fijarse si por detrás se aproxima un ciclista. En más de una oportunidad, los ciclistas se estrellaron y cayeron.

La bicicleta es un vehículo que permite desplazarse con más rapidez cuando hay congestionamiento en el Casco Viejo, y se convierte en un medio de transporte ecoamigable porque no contamina ni consume combustibles fósiles.

Se debería pensar en incentivos para las personas que se trasladen en bicicleta a sus fuentes de empleo o que hagan deporte.

El director de Movilidad Urbana de la Alcaldía de Cochabamba, Hever Rojas, afirmó que desde la promulgación de la Ley Municipal de la Bicicleta”, se realizan campañas para promover el uso de este medio de transporte, pero el éxito dependerá de que las acciones que se implementen sean permanentes.

Será importante también promover el uso de la bicicleta en los más jóvenes, con el enfoque de cuidar el medioambiente y contener la contaminación que se ha convertido ya en un problema de salud pública.