Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 03:14

El barbijo aún es necesario

El barbijo aún es necesario

En los últimos días, el número de casos de COVID-19, tras llegar al pico más alto de la quinta ola, sigue bajando en forma sostenida en el país, y el índice de letalidad ha reducido de 6.2% que se tenía en las primeras semanas de la pandemia (2020) hasta 0.1% en la actualidad.

Tras analizar estos dos hechos, y con el objetivo puesto en la “nueva normalidad”, el Gobierno determinó que el uso del barbijo en espacios abiertos ya no es obligatorio.

En torno a esta determinación gubernamental se abrió un debate entre los que aseguran que la medida que obliga a usar este implemento debería seguir vigente y quienes señalan que es hora de levantar esta restricción.

El Colegio Médico expresó su desacuerdo con la flexibilización en el uso del barbijo, porque no se ha llegado con la vacuna anticovid al 70% de la población vacunable.

La decisión asumida por el Gobierno es temporal y rige hasta el 31 de diciembre de 2022, tras lo cual se definirá, después de una evaluación técnica, si la medida seguirá en rigor o se retomará el uso del barbijo como una de las principales medidas para prevenir los contagios con COVID y, consiguientemente, frenar la expansión de la pandemia.

Que el uso del barbijo no sea obligatorio no implica que quienes lo crean conveniente puedan seguir utilizando este implemento para prevenir contagios con el coronavirus, que en el país ha matado a más de 22 mil personas.

En lo que sí todos deberían coincidir es que el barbijo se tiene que utilizar en espacios cerrados como el transporte público, teatros o cines, pese a que el índice de letalidad o el número de contagios ha bajado.

Por ejemplo, en el transporte público, donde los pasajeros viajan apretujados, es aún necesario utilizar el tapabocas porque la gente está respirando en un ambiente reducido, por lo que, si una persona está cursando la enfermedad del coronavirus, lo más seguro es que contagie a varios si es que no llevan barbijos.

Si una persona camina por la acera o está en un parque, debería poder estar sin barbijo. En estos casos un contagio es poco probable porque los transeúntes mantienen una distancia prudente entre sí.

En el caso de las unidades educativas, el ministro de Educación, Édgar Pary, recomendó a los padres que sus hijos asistan con barbijos.

Empero, al margen de que el uso del barbijo sea o no obligatorio en espacios abiertos o cerrados, se debe continuar con las medidas de bioseguridad, como el lavado constante de las manos con agua y jabón, llevar alcohol para desinfectarse y, en lo posible, evitar las aglomeraciones innecesarias y acudir a los centros de vacunación para completar el esquema hasta la cuarta dosis. Solo así se podrá controlar esta pandemia, para que no siga dañando a los bolivianos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad