Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 03:14

Avasallamientos en la minería

Avasallamientos en la minería

Los avasallamientos a concesiones mineras que fueron adjudicadas por empresas privadas se han incrementado por parte de cooperativas irregulares que se conforman con ese fin específico, el de invadir predios que no les corresponde.

Esa es la denuncia que se conoció por parte de la Federación de Entidades Empresariales Privadas de Cochabamba, instancia que advirtió que no se respeta el derecho al trabajo, la propiedad privada y los principios de seguridad jurídica que establece la Ley 535 de Minería y Metalurgia.

Ante la denuncia que se difundió en los últimos días, las autoridades encargadas de controlar que no se susciten hechos de avasallamientos deberían tomar cartas en el asunto, porque se debe hacer respetar lo que señalan las leyes y, especialmente, la Constitución Política del Estado, que garantizan la tenencia de la propiedad privada.

Si los avasallamientos a las concesiones mineras continúan sin que ninguna instancia ponga un freno, los inversores, que hacen grandes esfuerzos, preferirán no arriesgar su capital ante el riesgo inminente de perderlo.

Por eso es urgente que no solo se evite cualquier tipo de avasallamiento, sino también que se aprehenda, procese y se castigue a quienes están haciendo de este delito una forma de vida, porque, lamentablemente, el mal ejemplo cunde rápidamente, más cuando existen intereses económicos de por medio.

El avasallamiento de las áreas mineras está tipificado como delito en el Código Penal, por lo que las autoridades competentes deben actuar en consecuencia, perseguir a los que invaden concesiones por la fuerza, sobre las cuales no tienen autorización de explotación.

Si personas que se dedican al rubro de la minería conforman cooperativas o empresas y requieren espacios para explotar minerales, deberán cumplir los requisitos que corresponden para adjudicarse una concesión minera, pero no deben acudir a la violencia para hacerse de una propiedad que está en manos de otros.

Así como se avasallan tierras privadas o fiscales, grupos de personas han visto en la minería una veta para explotar, pero en este caso de forma ilegal y cometiendo delitos.

Y si hay funcionarios que son cómplices en la comisión del delito de avasallamiento, deberán ser procesados con todo el rigor de la ley, porque estos tienen la misión de hacer cumplir la ley y no vulnerarla.

Ojalá que la denuncia realizada por la Federación de Empresarios y la Cámara de Minería no caiga en saco roto, porque si no se pone un alto a la comisión de este delito, quienes están detrás del mismo seguirán bajo el manto de la impunidad, con la certeza de que no serán castigados y, al contrario, recibirán la aquiescencia de algunos funcionarios corruptos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad