Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 17 de mayo de 2022
  • Actualizado 12:22

Autonomía Universitaria en entredicho

Autonomía Universitaria en entredicho

La muerte de cuatro estudiantes de la Universidad Autónoma Tomás Frías en una avalancha causada por la activación de una granada de gas abrió, nuevamente, el debate sobre cuán pertinente es mantener vigente la Autonomía Universitaria en el país.

Esta propuesta, de revisar la Autonomía Universitaria, vigente en el país desde 1930, se ha lanzado a la opinión pública en más de una oportunidad, una de ellas tras la tragedia en la Universidad Pública de El Alto por la muerte de siete universitarios que cayeron desde un balcón durante una asamblea estudiantil.

La Constitución Política reconoce la Autonomía Universitaria. En el artículo 92 I. puntualiza que “(…) La autonomía consiste en la libre administración de sus recursos, el nombramiento de sus autoridades, su personal docente y administrativo; la elaboración y aprobación de sus estatutos, planes de estudio y presupuestos anuales (…)”. 

Asimismo, el artículo 93 I. agrega que “las universidades públicas serán obligatoriamente y suficientemente subvencionadas por el Estado con fondos nacionales, independientemente de sus recursos departamentales, municipales y propios”.

Sin embargo, hay voces que sugieren que se debería revisar la Autonomía Universitaria para, en primer lugar, empezar a fiscalizar los recursos millonarios que recibe la universidad pública de parte del Estado, con el fin de verificar si se los invierte en forma correcta.

Los detractores de la Autonomía Universitaria argumentan que en nombre de ella se cometen hechos de corrupción y uso discrecional de recursos económicos, en algunos casos por parte de dirigentes universitarios, además, observan las pugnas constantes para encaramarse en el poder de las diferentes facultades y de las federaciones universitarias.

Por su parte, quienes defienden la Autonomía Universitaria señalan que es importante que se mantenga vigente porque evita que el Estado, a través del Gobierno, se inmiscuya en los asuntos propios de una casa superior de estudios, especialmente en lo que se refiere a la actividad académica y en la elección de sus autoridades.

El Movimiento Al Socialismo planteó la posibilidad de revisar la Autonomía Universitaria. Debatir sobre este tema, si se decide hacerlo, no será una tarea sencilla, porque la Autonomía Universitaria tiene más de 90 años de vigencia y ha resistido, incluso, a gobiernos militares dictatoriales en los que los gobernantes de facto utilizaron las armas para acallar a los universitarios.

Pero tampoco es conveniente que se utilice la Autonomía Universitaria para justificar hechos irregulares en la universidad.

Será sano iniciar un debate sobre los pros y contras de la Autonomía Universitaria y, en su caso, realizar los ajustes que sean necesarios, todo con el fin último de respetar la vida de los estudiantes.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad