Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 11:03

Auditorías a las gestiones salientes

Auditorías a las gestiones salientes

La primera gestión anticipada del alcalde Manfred Reyes Villa y de su equipo de trabajo, que asumirán oficialmente sus funciones el lunes 3 de mayo, es el pedido de una auditoría externa a la Alcaldía de Cochabamba de los últimos 15 años, que sea supervisada por la Contraloría General del Estado.

Este pedido fue hecho público por el vocero de Súmate, Mauricio Muñoz, porque el equipo de transición del nuevo alcalde considera que la información recibida de parte de la gestión saliente es “insuficiente” y carece de respaldo.

El equipo de trabajo de la autoridad electa calificó de “desastrosa” la gestión que concluirá su mandato el 2 de mayo, por lo que piden esta auditoría para verificar si hubo irregularidades o se cometieron delitos en los últimos tres lustros.

Situación similar ocurre en la Alcaldía de Colcapirhua. El equipo técnico del alcalde electo Néstor Gallinate, de Comunidad Ciudadana, decidió no validar y rechazar el proceso de transición por la falta de información y posibles irregularidades cometidas en la última gestión. Por lo tanto, solicitan a la Contraloría General del Estado la fiscalización mediante una auditoría.

Las gestiones entrantes, además de llevar adelante estas auditorías, tendrán que lidiar desde el primer día de trabajo con un reducido presupuesto, por la baja en la recaudación de impuestos, lo que necesariamente repercutirá en la ejecución de obras de desarrollo para los diferentes distritos de Cochabamba.

Los municipios de Cochabamba y del país en general requieren con urgencia que se ejecuten obras de infraestructura para que los barrios cuenten con agua potable, sistema de alcantarillado, alumbrado público y vías en buen estado, y resolver una infinidad de necesidades que aún tiene la población.

Si las nuevas autoridades quieren iniciar con buen pie su trabajo, deberán ingeniárselas para conseguir ingresos frescos, porque, en caso de no hacerlo, no podrán cumplir las promesas electorales que hicieron durante la campaña.

Y las auditorías que solicitaron a la Contraloría General del Estado deberán tener el seguimiento correspondiente, para evitar que se olviden en el camino. Además, gran parte de la población estará a la expectativa de los resultados. 

Así se podrá verificar si hubo daño económico al municipio y en qué gestiones, de modo que se pueda sentar un precedente: que las autoridades que están a cargo de la administración pública deben cuidar los recursos económicos que pertenecen a toda la población.

Y si los nuevos alcaldes han decidido fiscalizar las gestiones salientes, deberán hacerlo hasta obtener resultados que concluirán si hubo malversación de recursos o si, por el contrario, se trató de una gestión honesta.

Fiscalización

Con las auditorías se podrá verificar si hubo daño económico al municipio y en qué gestiones. Las autoridades deben cuidar los recursos económicos de toda la población.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad