Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 23 de septiembre de 2021
  • Actualizado 11:51

Atentado al turismo y a la imagen del país

Atentado al turismo y a la imagen del país

La denominada industria sin chimenea (turismo) fue severamente afectada en su economía a causa de las cuarentenas que se implementaron desde el 22 de marzo de 2020 en el territorio nacional, y en los últimos días recibió un tiro de gracia con la quema de tres domos de un hotel turístico en el Salar de Uyuni.

Hace una semana, la revista especializada Time, de Estados Unidos, tomó en cuenta al Salar de Uyuni entre los 100 destinos extraordinarios para explorar, lo que ubica a este paisaje en el mapa mundial de destinos turísticos, con el consiguiente beneficio de atraer turistas y, por ende, recursos económicos para el país.

Además, se debe tomar en cuenta que los turistas que llegan hasta el desierto de sal, aprovechan su estadía para visitar otros destinos turísticos ubicados en La Paz, Potosí, Santa Cruz y, en menor proporción, en Cochabamba.

Sin embargo, todo el trabajo que se realiza a lo largo de meses y años se ve seriamente deteriorado por acciones que lindan con el vandalismo, como las que acaecieron en los últimos días, enfrentamientos entre comunarios que viven en los límites entre Oruro y Potosí con el saldo de tres domos quemados de un hotel.

Los enfrentamientos a raíz de un conflicto no resuelto de límites territoriales deberían resolverse bajo los marcos legales y de ninguna manera afectar a las iniciativas privadas o públicas que estén orientadas a alentar el turismo.

La quema de estos tres domos no implica solamente un daño económico para la empresa que invierte y la región que se beneficia con los ingresos, sino que también daña la imagen que tiene el país hacia afuera, debido a que los turistas pueden tener la idea equivocada de que el territorio boliviano no les ofrece seguridad para visitarlo.

Tras la quema de estos tres domos, la indignación se hizo patente mediante las redes sociales. El común denominador de las opiniones apunta a que no se puede dañar el turismo por la intolerancia de habitantes que han decidido resolver sus diferencias con violencia, dejando de lado el diálogo y que la justicia cumpla su labor.

" (…) aquí le prendemos fuego al porvenir. Le decimos no al desarrollo. Quemamos una industria que podría generar 1.000 millones de dólares y empleo digno para millones", escribió el economista Gonzalo Chávez.

Este economista apunta hacia un tema de suma importancia para el país, la generación de fuentes de empleo para especialmente personas que viven en esta región del país, como guías de turismo, transportistas, vendedores de recuerdos, comida y un largo etcétera.

Para nadie es un secreto que la generación de fuentes de empleo se ha estancado en el último año y medio a causa de las cuarentenas, por lo que cualquier esfuerzo orientado a crear trabajo debe ser apoyado por todos los sectores. Pero, acciones irracionales como las de esta región tiran todo este esfuerzo por la borda.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad