Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 19:29

Arce sin Evo

Cuando se conoció que el exministro de Economía y Finanzas Públicas y autor del modelo económico que aplicó el Movimiento Al Socialismo (MAS) en los casi 14 años de gobierno a la cabeza de Evo Morales, Luis Arce Catacora, sería el candidato a la Presidencia de Bolivia por esa organización política, muchos, inclusive de su propio partido, observaron esa determinación porque pensaron que sería difícil que pueda "reemplazar" el liderazgo que tenía el expresidente.

Sin embargo, tras conocerse el conteo oficial de los votos al 100%, se consolidó el triunfo del binomio de Luis Arce Catacora y David Choquehuanca. Pero no solo eso, que ya se conocía la madrugada del lunes con los resultados no oficiales de conteo rápido de dos encuestadoras, sino que obtuvo el 55.10% de apoyo de los electores dentro y fuera del país, superando el porcentaje que logró Morales en 2005, que llegó por primera vez al Palacio con el 53.2% de respaldo de los votantes.

¿Qué hizo Arce para superar a su mentor y líder del MAS? ¿Será que aún ausente del país, pero no de la campaña electoral, Evo fue el artífice del triunfo del exministro? Hay varios aspectos que valen la pena analizar para entender lo que pasó el 18 de octubre.

Una vez más quedó claro que el MAS es la única organización que tiene una estructura política consolidada. En esta campaña electoral, que fue corta en relación a otras, militantes y simpatizantes trabajaron arduamente y sin descanso para captar el voto de los indecisos, cuyo porcentaje superaba el 20%. 

Fueron las "bases" las que decidieron que Morales sea el jefe de campaña y, pese a las denuncias en su contra y otros problemas, se mantuvieron firmes en esa determinación.

Por su lado, Arce apeló a su experiencia como exministro para conquistar a los electores en las áreas urbanas, mientras que Choquehuanca reforzó el trabajo en la parte rural del país.

Si bien la tendencia de las encuestas previas al día de las elecciones colocaban a Arce como ganador de los comicios, casi todos proyectaban un balotaje con Carlos Mesa de Comunidad Ciudadana, sin embargo, está claro que el “voto indeciso y oculto” favoreció al binomio masista.

La experiencia lograda en los últimos cinco comicios electorales, incluyendo las elecciones anuladas de 2019, la organización y apoyo de los militantes y simpatizantes del MAS rindieron sus frutos. Demostraron que con Evo o sin él están en condiciones y preparados para hacerle frente a cualquier ocasional rival.

Organización

El triunfo del binomio masista  demuestra que es el único partido político con una estructura y organización consolidada.