Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 03:14

Aporte laboral de las personas con discapacidad

Aporte laboral de las personas con discapacidad

El 4% de la planilla de trabajadores de una institución pública y el 2% de una empresa privada debe estar conformada por personas con algún grado de discapacidad, según la vigente Ley 977 de inserción laboral y de ayuda económica.

Sin embargo, y pese a que hay otras leyes que inciden en el tema de la inserción laboral en beneficio de las personas con discapacidad, estas normas no se cumplen cabalmente, porque aún hay resistencia por parte de entidades públicas y privadas en confiar diferentes trabajos a hombres y mujeres que, por alguna circunstancia, tienen algún tipo de discapacidad, pero que no los inhabilita para realizar alguna tarea física o intelectual.

Un informe del Ministerio de Justicia da cuenta de que, en Cochabamba, ocho municipios deben incorporar laboralmente a un total de 118 personas con discapacidad hasta enero de 2023, porque no cumplen con el porcentaje establecido por la ley.

Empero, lo más probable es que este número de entidades que no cumplen con la inserción laboral de personas con discapacidad es solo la punta del iceberg; hay decenas, cuando no centenares, de empresas privadas o instituciones públicas que no cuentan en sus planillas con trabajadores con algún grado de discapacidad, por lo que la instancia encargada de velar por los derechos de estos hombres y mujeres deberá ser más minuciosa en el momento de indagar este extremo, no solo en Cochabamba sino en todo el país.

Una persona con discapacidad debe tener la oportunidad de acceder a una fuente laboral, para generar sus propios ingresos que le permitan satisfacer sus necesidades básicas sin tener que depender de una tercera persona, además de poder desarrollar su potencial como profesional.

Además, el hecho de tener una discapacidad física o mental no significa que la persona pueda desarrollar sus capacidades, en este caso concreto en el ámbito laboral, y lo único que necesita es que se le brinde confianza y se le permita demostrar sus conocimientos.

Insertar a este grupo de personas al mercado laboral no solo implica que se está cumpliendo la ley vigente, sino también que se brinda oportunidades para que aporten con sus conocimientos en los diferentes rubros, tanto si se trata de trabajos físicos o intelectuales.

Para que la Ley 977 y otras normas empiecen a cumplirse como debe ser, el ejemplo debe partir de las entidades públicas, para que las empresas privadas, que requieren mano de obra calificada, se beneficien con el aporte de estos profesionales.

Las empresas privadas y las instituciones públicas no deben esperar medidas de coerción para cumplir la ley, sino que deben hacerlo porque se benefician con el trabajo de quienes merecen una oportunidad de desarrollar sus conocimientos en el ámbito laboral.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad