Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 31 de octubre de 2020
  • Actualizado 18:27

Áñez y Copa, otra vez enfrentadas

Áñez y Copa, otra vez enfrentadas

A pocas semanas de que termine el mandato de la presidenta transitoria de Bolivia, Jeanine Áñez, y de la presidenta de la Cámara de Senadores, Eva Copa, la censura de los ministros de Gobierno, Arturo Murillo, y de Educación, Cultura y Deportes, Víctor Hugo Cárdenas, las vuelve a enfrentar.

Los dos ministros tenían que ser interpelados el miércoles, pero no acudieron a la convocatoria del Parlamento que está en manos del Movimiento Al Socialismo (MAS) y que usó sus dos tercios para censurarlos.

También estaba en la lista de interpelación la ministra de Salud, Eidy Roca, pero ella presentó una excusa que fue aceptada por los asambleístas.

Ayer, la Presidenta del Senado emplazó a la Mandataria a que destituya a los ministros censurados y le recordó a Áñez que es abogada y, por lo tanto, conoce el artículo 158 inciso 18 de la Constitución Política del Estado (CPE).

El mencionado inciso señala que es atribución de la Asamblea Legislativa Plurinacional: “Interpelar, a iniciativa de cualquier asambleísta, a las ministras o los ministros de Estado, individual o colectivamente, y acordar la censura por dos tercios de los miembros de la Asamblea. La interpelación podrá ser promovida por cualquiera de las Cámaras. La censura implicará la destitución de la Ministra o del Ministro”.

Mientras las dos mujeres que dirigen el Ejecutivo y Legislativo de Bolivia vuelven a enfrascarse en una pelea, el país tiene serios problemas como los incendios que ya han consumido más de un millón de hectáreas, escasean los combustibles y los dueños de vehículos del servicio público y privado hacen largas filas para comprar gasolina o diésel, y los precios del pollo y algunos artículos de primera necesidad comienzan a subir. A eso se suma la incertidumbre por lo que pasará el domingo, día de las elecciones generales.

Muy a su estilo, Murillo señaló que no asistió a la sesión de interpelación  porque “tenía cosas más importantes que hacer”. Mencionó que debía reunirse con observadores de la Organización de Estados Americanos (OEA), junto con la Presidenta. Cárdenas no se pronunció.

Nadie puede cuestionar que la convocatoria y la decisión de los parlamentarios en el tema de los dos ministros está enmarcado dentro de lo que señala la Constitución, pero, lamentablemente, es sabido que esas dos censuras tienen un componente político partidario del MAS y de los que están en función de gobierno.

Es la segunda vez que la interpelación y censura a ministros genera conflicto entre Áñez y Copa. La primera se dio el 8 de marzo, cuando los asambleístas censuraron al ministro de Defensa, Fernando López . Fue destituido por la Presidenta, como señala la Carta Magna, sin embargo, a los dos días lo volvió a posesionar en el cargo. 

Esperemos que las autoridades actúen conforme a la normativa boliviana y no en función de sus intereses políticos.