Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 04 de agosto de 2020
  • Actualizado 10:41

Áñez, Copa y COVID-19

Áñez, Copa y COVID-19

El jueves en la tarde, la presidenta Jeanine Áñez informó al país que tiene coronavirus. De forma casi inmediata varios expresidentes y políticos de diferentes organizaciones le expresaron su solidaridad frente a ese duro momento que le toca vivir, al igual que a miles de familias bolivianas que tienen a un ser querido contagiado o que lo perdieron por el mortal virus.

En un corto mensaje grabado, la Mandataria señaló que se encontraba bien y anunció que seguirá trabajando desde su aislamiento en la casa presidencial de San Jorge, en La Paz.

En los últimos días se conoció que varios ministros de Estado también dieron positivo a la COVID-19, pero la mayoría, salvo la de Salud, Eidy Roca, han continuado con su trabajo con cierta normalidad.

Tras el anuncio de Áñez, las voces sobre una posible sucesión presidencial comenzaron a manifestarse en varias esferas, sobre todo en las redes sociales. Se pronunciaron políticos, constitucionalistas y ciudadanos.

Hubo quienes comenzaron a especular sobre la salud de la Presidenta e incluso su exministra de Comunicación Roxana Lizárraga dijo que dudaba de que la Mandataria sea portadora del coronavirus.

El viernes, en un corto mensaje, Áñez señaló que está bien y que está trabajando con normalidad.

Más allá de los amores o desamores que se puede tener a la Mandataria, lo cierto es que lo menos que pueden esperar los bolivianos es que a estas alturas, cuando falta poco menos de  dos meses para las elecciones generales, se vuelva a tener una crisis política provocada de una posible sucesión presidencial.

Bolivia necesita certidumbre y que se encamine el proceso electoral que se realizará el 6 de septiembre para que los bolivianos elijan a la Presidenta o Presidente que tendrá en sus manos la administración del país en los próximos cinco años. Tarea muy complicada, considerando la crisis social y económica que dejará el mortal virus.

El constitucionalista Luis Vásquez dijo que el artículo 169 de la Constitución Política del Estado, parágrafo II, señala que en caso de ausencia temporal de la Presidenta o Presidente asumirá ese cargo quien ejerza la Vicepresidencia por un tiempo no mayor a 90 días. Agregó que el artículo 173 de la norma dice que la Presidenta puede ausentarse por un máximo de 10 días sin permiso de la Asamblea Legislativa. 

La Carta Magna también estipula que, luego de los 10 días, lo que corresponde es un reemplazo por un tiempo de hasta 90 días; solo si la ausencia se prolonga se aplica la sucesión presidencial; que, si este fuera el caso, asumiría el cargo la Presidenta del Senado, Eva Copa, quien, por cierto, también dio positivo a COVID, pero aseguró que se sentía bien para seguir trabajando y qué no se alejará de la Asamblea Legislativa Plurinacional.

El virus no discrimina a nadie. Ahora, las dos mujeres que conducen el país, una en el Ejecutivo y otra en el Legislativo, luchan contra el coronavirus, así como miles de bolivianos.