Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 03:14

Ambulancias, su buen uso para salvar vidas

Ambulancias, su buen uso para salvar vidas

Cuando una ambulancia, una patrulla de la Policía o un carro de la unidad de Bomberos acude a una emergencia, los conductores de vehículos que circulan por una vía, por norma, deben cederle el paso, porque se supone que los tripulantes del motorizado no pueden perder un solo minuto ya que la vida de alguna persona está en riesgo.

Pero eso no implica que el vehículo que atiende emergencias deba imprimir velocidades demasiado excesivas o intentar pasar a toda costa cuando el congestionamiento vehicular no se lo permite, porque una maniobra imprudente puede causar un accidente con consecuencias fatales.

El pasado domingo, en el municipio de Quillacollo, una ambulancia que, según testigos circulaba con exceso de velocidad, atropelló a una familia compuesta por una madre y sus dos hijos que habían llegado de Arque para comercializar sus productos, con el saldo de uno de los niños muertos a consecuencia de las heridas.

El hecho de tránsito se registró al promediar las 13:00, cuando la ambulancia trasladaba a un paciente del hospital de Capinota a la Caja Nacional de la avenida Blanco Galindo. La autoridad jurisdiccional dispuso para el chofer arraigo, fianza y presentación semanal, como parte de las medidas sustitutivas a la detención preventiva. El examen de alcoholemia descartó que el conductor hubiera consumido alcohol.

La tarea que realizan los equipos de emergencia es sumamente importante, pero cuando circulan por las vías atestadas de vehículos deben tener precaución en todo momento para evitar accidentes o que los vehículos colisionen por abrir paso.

Y, lo más importante, los vehículos que atienden emergencias, principalmente las ambulancias, porque su función es que una persona reciba atención médica oportuna, deben hacer uso privilegiado de las vías, solo cuando se trata de una urgencia y no por cualquier motivo.

En más de una oportunidad, este medio de comunicación recibió denuncias, confidencialmente, en el sentido de que algunos equipos de emergencia colocan luces, hacen sonar sirenas y emprenden altas velocidades cuando deben ir a recoger comida o para realizar algún trámite administrativo.

En el caso del atropello a la familia de Arque, se denunció que la ambulancia pasó el semáforo en rojo sin activar la sirena, motivo por el cual los afectados no se dieron cuenta de que el vehículo se desplazaba a gran velocidad.

Es también importante recomendar a los conductores que se desplazan por las diferentes vías, ceder el paso a los vehículos que atienden emergencias, en forma ordenada y colaborativa, porque la vida de alguien depende de la rapidez con la que se actúe, sin pérdida de tiempo, pero sin poner en peligro a los otros conductores.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad