Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 17 de octubre de 2021
  • Actualizado 02:25

Ambientes “nuevos” para el Hospital del Niño

Ambientes “nuevos” para el Hospital del Niño

La situación del hospital Manuel Ascencio Villarroel podrá mejorar ostensiblemente en los próximos días cuando se traslade a unos ambientes destinados exclusivamente para la atención de niños, sin embargo, a mediano plazo se deberá buscar una solución permanente, con la construcción de una infraestructura propia.

Durante los últimos 15 años, el Hospital del Niño ha compartido ambientes con el Maternológico Germán Urquidi, porque no tiene un edificio propio, y en todo ese tiempo tuvo que atender a los niños con incomodidad, especialmente cuando se presentaban más casos de lo acostumbrado.

El alcalde Manfred Reyes Villa anunció el fin de semana que en los próximos días se entregarán instalaciones destinadas a la atención exclusiva de los niños, importante a estas alturas del año porque se inicia la época invernal en la que se incrementan exponencialmente los casos de resfríos, entre otras infecciones respiratorias agudas.

Estos ambientes se encuentran en el Hospital Cochabamba, porque, según Reyes Villa, este nosocomio está funcionando a la mitad de su capacidad.

Y si bien este es un avance para atender de mejor manera a los niños que sufren diferentes enfermedades, ojalá que no suceda lo mismo que con el maternológico, porque lo más probable es que el Hospital Cochabamba tenga en algún momento más pacientes, lo que perjudicará el funcionamiento del Hospital del Niño.

Reyes Villa recordó que el Hospital del Niño no cuenta con una infraestructura propia, debido a que el edificio que se construía para tal fin tiene muchas fallas estructurales y está en proceso de auditoría, desde hace más de una década. Lamentablemente, el proceso no avanza y quienes son responsables de todas las irregularidades se encuentran en libertad.

Según un comunicado difundido por la Alcaldía de Cochabamba, el traslado del Hospital del Niño a estos “nuevos” ambientes permitirá tener más camas de internación, quirófanos, unidades de terapia intensiva y consultorios, entre otros ambientes.

Y si bien este traslado representará una solución temporal, no se debe perder la perspectiva de contar con más infraestructuras en las que funcionen hospitales para los niños, más aún si se toma en cuenta que Cochabamba tiene más de dos millones de habitantes, de los cuales el 25% (medio millón) es niño.

Esta cifra muestra la urgente necesidad de contar no con uno, sino con dos o por lo menos tres hospitales para la atención de los niños, en diferentes puntos estratégicos del departamento.

Los niños merecen una atención integral, para lo cual deben contar con una infraestructura cómoda, además de equipamiento, medicinas y personal de salud.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad