Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 15 de junio de 2021
  • Actualizado 00:18

El altruismo, una edificante acción

El altruismo, una edificante acción

El altruismo es una acción que no solo beneficia a quien recibe un bien material, sino también a la persona que, desinteresadamente, se desprende de algo que incluso ella necesita, porque sabe que está aportando por una buena causa.

Y si hay una virtud que se debe reconocer entre los cochabambinos, y en los que viven en la Llajta, es que se encuentran prestos a tender no una, sino dos manos a quienes están atravesando, circunstancialmente, por momentos difíciles, a causa de una enfermedad o penuria económica.

Las campañas solidarias que se realizan en Cochabamba para ayudar a las personas han tenido casi siempre una respuesta favorable, a tal punto que gente de otros departamentos llega hasta este valle para conseguir soporte económico, especialmente con el fin de pagar una operación o una abultada cuenta hospitalaria.

En los últimos días, por ejemplo, se ha lanzado una también noble campaña para recolectar la mayor cantidad posible de cabello natural, con el fin de “tejer” pelucas para, especialmente, niños y mujeres que a causa del cáncer pierden el pelo.

La campaña quiere ir más allá de la recolección de cabello en forma aislada, lo que se busca es, a mediano plazo, crear un banco de pelucas para las personas que padecen cáncer y que, como consecuencia de la quimioterapia, se quedan sin pelo y, por lo tanto, su autoestima se ve afectada.

Y como no podía ser de otra manera, la respuesta de la población es favorable, en los últimos días se confirmó desde la organización de esta campaña que al menos 100 personas ya se registraron para donar su cabello y un número de 50 se apuntaron para tejer las pelucas.

Lo destacable de esta campaña es que personas de otras ciudades como Sucre, La Paz, Santa Cruz y Beni manifestaron también su deseo de donar cabello para esta causa.

Ayudar a otras personas, sin pedir nada a cambio, es para quienes lo hacen muy satisfactorio, porque de esa forma se colabora a quien, por alguna razón, ha caído en desgracia. Lo más seguro es que, en algún otro momento, esta acción será retribuida de la misma forma.

Bien dice la frase “hoy por ti, mañana por mí”, haciendo clara alusión a que todos, en algún momento de sus vidas, necesitarán apoyo de sus familiares, amigos, colegas de trabajo o personas desconocidas, por lo que será importante que, en lo posible, nadie se niegue a colaborar en la medida de las posibilidades cuando una causa es justa y valedera.

Porque es también cierto que puede haber personas inescrupulosas que piden caridad con nombres inventados, lo que podría generar desconfianza en aquellos que están siempre dispuestos a colaborar.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad