Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 12:07

Alerta ante la rabia humana

Alerta ante la rabia humana

Una niña de nueve años es la cuarta víctima que murió con rabia humana en Cochabamba, una enfermedad mortal que puede prevenirse si es que, en caso de estar en contacto con un perro sospechoso, se acude de inmediato a un centro médico.

En este último caso, las autoridades del Servicio Departamental de Salud (SEDES) confirmaron de que se trata de rabia humana. El hecho ocurrió en la zona de Villa Pagador, en el sector sur de la ciudad, donde proliferan decenas de mascotas en situación de calle, muchas de ellas sin vacunas y portadoras de rabia canina.

Las muertes por rabia humana son poco frecuentes hoy en día, por eso, cuando sucede algún caso en el departamento, se prenden las alertas sanitarias, porque eso implica que la enfermedad puede propagarse a otras personas y que, además, hay un gran descuido en la población.

En Cochabamba, como sucede también en otros departamentos, miles de perros viven en las calles, muchos porque han sido echados de sus hogares por sus propietarios, quienes se cansan de tenerlos y alimentarlos. Esta situación, además de ser lamentable es irresponsable, porque con esta acción se está poniendo en riesgo la salud de la población. Estos canes que deambulan por los espacios públicos no son vacunados, escarban entre la basura y están en contacto con otros que son portadores de la rabia canina, por lo que son potenciales transmisores de la enfermedad.

Si una persona asume el cuidado de una o varias mascotas debería ser responsable para tenerlas en su vivienda y no sacarlas a la calle o echarlas. Se ha visto, en muchos casos, personas que sacan a sus perros durante el día para que se provean alimentos y los vuelven a admitir por la noche para que cuiden sus propiedades.

Esa es una actitud irresponsable que debe ser sancionada por la Ley 700 y las normativas municipales, porque no se puede atentar contra la salud de la población.

A partir del último caso, el de la niña, las autoridades del SEDES tendrán que declarar una emergencia sanitaria y hacer el rastrillaje respectivo en la zona de Villa Pagador para detectar otros casos posibles de rabia humana y vacunar a quienes estuvieron en contacto con la mascota que tenía la enfermedad.

Y de aquí en adelante, las personas y familias que deciden asumir la responsabilidad de tener una mascota deberán ser más responsables para cuidar de ellas de la mejor manera posible, sin echarlas a las calles.

La rabia humana es una enfermedad mortal que puede ser combatida con la vacunación responsable de las mascotas y, principalmente, si los dueños de los canes no los dejan en las calles.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad