Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 30 de noviembre de 2022
  • Actualizado 23:09

Alcaldías no protegen a grupos vulnerables

Alcaldías no protegen a grupos vulnerables

Una verificación de la Defensoría del Pueblo, realizada en 122 alcaldías del país, confirma que la mayor parte de los municipios no brinda una atención adecuada a los grupos vulnerables. Por ejemplo, 6 de cada 10 no cuentan con refugios temporales para atención a mujeres en situación de violencia.

El Defensor del Pueblo, Pedro Callisaya, afirmó que las alcaldías que carecen de este servicio no garantizan la protección de la integridad física ni psicológica de esta población en situación de vulnerabilidad, pese a que por ley deberían contar con infraestructura y personal especializado para cumplir este objetivo.

Otro dato que hizo conocer la Defensoría del Pueblo es que el 69,7% de las alcaldías no capacita a su personal sobre derechos humanos de las mujeres.

Una tercera parte de las alcaldías no cuenta con centros infantiles para el cuidado de menores de la primera infancia, es otra conclusión a la que se llegó mediante la verificación defensorial.

Tras la difusión de estos y otros resultados por parte de la Defensoría del Pueblo, los municipios del país deben ponerse en campaña para asumir acciones eficaces de protección a los grupos vulnerables, es decir, mujeres, niños y adultos mayores, y acudir en su auxilio cuando estos sufren agresiones, especialmente en el seno familiar o por parte de extraños.

Asimismo, es importante que los funcionarios que son responsables de velar por el bienestar de las personas que pertenecen a los grupos vulnerables estén debidamente capacitados para atender los casos y no “revictimizar” a las personas agredidas.

Si una persona sufre una agresión, de cualquier índole, lo mínimo que se espera de las entidades públicas es que le presten la ayuda correspondiente, y que se trate cualquier caso no solo con celeridad, sino también con mucho tacto.

En muchos casos se desconfía de la víctima, se la culpa por lo que ha sucedido y en medio camino esta desiste de la denuncia y prefiere resguardarse por su cuenta, con el riesgo de que siga siendo agredida. Y, además, quedan las secuelas psicológicas porque no ha recibido el apoyo adecuado por parte de un profesional.

Asimismo, se debe trabajar en la prevención, es decir, no esperar a que sucedan hechos de abuso o agresiones. Las alcaldías tienen que hacer hincapié en las medidas preventivas con las cuales se evitará que haya más víctimas.

Que el 60% de las alcaldías no brinde el trato adecuado a los grupos vulnerables implica que hay mucho trabajo por hacer en estas entidades, por lo que deberían encaminar su trabajo en esa dirección, primero para prevenir agresiones y, segundo, con el fin de auxiliar debidamente a quienes sufren agresiones y abusos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad