Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 23 de junio de 2021
  • Actualizado 19:23

Agua para la zona sur, una nueva promesa

Agua para la zona sur, una nueva promesa

Miles de familias que viven en los barrios de la zona sur sufren por la escasez de agua potable desde hace al menos un par de décadas y hasta la fecha ninguna autoridad municipal ha podido resolver esta urgente necesidad, pese a las recurrentes promesas que se lanzan, sobre todo en época electoral.

Las familias que habitan los barrios de la periferia se ven obligadas a comprar agua de los carros cisternas y lo almacenan en turriles de 200 litros. Gastan una gran parte de su presupuesto para adquirir este servicio básico y, encima, deben racionar lo poco que pueden comprar para que les alcance.

Los alcaldes que han administrado la ciudad desde hace unas dos décadas se han comprometido a resolver este problema acuciante que sufren los barrios de la zona sur, pero esas promesas se quedan en el aire.

En más de una oportunidad, los vecinos de esos barrios han salido a bloquear calles, avenidas y han llegado hasta las puertas de la Alcaldía, en la Plaza Principal, para protestar. Con esta medida de presión logran arrancar un compromiso de parte de las autoridades, pero, al final, todo queda en una promesa más.

Hasta hace varios años, el justificativo era la falta de agua en Cochabamba, pero desde que se entregó Misicuni en su segundo componente, existe agua almacenada que incluso se debe botar a una canal del lugar con el fin de desfogar la represa.

En las últimas horas se conoció una nueva promesa para dotar de agua potable por cañería a las familias que aún no cuentan con este servicio indispensable. La Alcaldía de Cochabamba anunció que se garantiza el pago de un crédito de 40 millones de dólares para, finalmente, ejecutar obras civiles en la zona sur de la ciudad con el fin de ampliar la red de distribución a este sector olvidado.

El gerente del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa), Luis Prudencio, afirmó que con este crédito se podrá llevar agua potable y alcantarillado a los barrios de los distritos 8, 9 y 14.

Esta es una buena noticia para las familias que viven en estos distritos, siempre y cuando el compromiso sea serio y no solamente un anuncio más, como ha sucedido en los últimos años.

El agua es un servicio esencial para que las familias puedan vivir con dignidad. No contar con este elemento en los hogares implica, además, el riesgo de que especialmente los niños contraigan enfermedades de diferente índole.

En este sentido, las entidades fiscalizadoras como Control Social deberán velar para que finalmente se construyan las tan mentadas redes de distribución de agua en la zona sur y que el agua potable por cañería llegue hasta el interior de miles de hogares.

Además, contar con agua potable en todas las viviendas cobra mayor relevancia en esta coyuntura en la que la pandemia del coronavirus golpea con más fuerza a Cochabamba.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad