Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 30 de julio de 2021
  • Actualizado 10:35

Agua para el sur, un paso más

Agua para el sur, un paso más

Finalmente. Miles de familias de la zona sur de la ciudad podrán tener agua potable en sus hogares, tras la firma de contratos con tres empresas que se encargarán de construir las aducciones que permitirán llevar este servicio hasta este sector que es relegado en muchos aspectos.

Una declaración del presidente del Distrito 9, Gilberto Koyo, resume la desazón que existe aún en la zona sur respecto a la posibilidad de tener agua potable en sus domicilios, porque durante los últimos años recibieron promesas demagógicas, de candidatos y autoridades electas, que nunca se llegaron a cumplir.

El dirigente en cuestión aseguró que, en años anteriores, los habitantes de este sector veían incluso como imposible el hecho de poder tener agua potable de la empresa Semapa.

Ahora, con la contratación de tres empresas que deben construir los diferentes tramos de esta aducción, la obligación que tienen las autoridades de llevar agua a los habitantes de la zona sur está más cerca de cumplirse, pero falta aún un buen trecho para que se haga realidad este proyecto.

La zona sur no solo sufre de la carencia de agua potable, sino también de calles polvorientas, falta de postas sanitarias bien equipadas, unidades educativas, alumbrado público e inseguridad ciudadana, entre un sinfín de necesidades insatisfechas.

Después de sufrir por décadas la escasez de agua potable, finalmente Cochabamba almacena la suficiente cantidad de este líquido para satisfacer la demanda de la población. Empero, ahora la dificultad que se presenta es que no existe la infraestructura necesaria para llevar este servicio a los barrios alejados.

¿Por qué no se previó la construcción de aducciones para llevar el agua de Misicuni a los municipios del eje metropolitano de Cochabamba? La respuesta podría ser que hubo negligencia o dejadez de las autoridades que manejaron las alcaldías en la última década, o porque no había recursos económicos.

Pero, como no es bueno llorar sobre la leche derramada, lo que se debe hacer ahora es enmendar estos errores y construir, en los plazos previstos (primeros meses de 2022), todo el sistema para tratar, primero, y llevar después el agua potable a los hogares de Cochabamba.

Aquí debe también preverse la instalación de cañerías hasta los ambientes de las viviendas de la zona sur (baños y cocinas), porque no vaya a ocurrir que las aducciones lleven el agua hasta los barrios más alejados y las familias no tengan sus conexiones listas, por lo que no podrán beneficiarse con este servicio.

En la firma del contrato participaron autoridades departamentales y nacionales, lo que les compromete a realizar el seguimiento de cerca a este proyecto y trabajar hasta que, finalmente, los vecinos de la zona sur tengan agua de buena calidad en sus grifos.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad