Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 03:14

Agua, consumo responsable y facturas accesibles

Agua, consumo responsable y facturas accesibles

Las quejas de varios usuarios del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa), respecto a la subida en el monto de las tarifas, hicieron retroceder a esta entidad que determinó en los últimos días retomar el anterior sistema de facturación, el de las categorías.

La nueva estructura tarifaria implicaba el cobro por consumo, sin tomar en cuenta las categorías; no obstante, algunos usuarios de la R2 recibieron sus facturas por el doble de lo que pagaban.

Por esa razón, Semapa determinó volver al anterior sistema de cobro. Los usuarios que cancelaron las facturas de julio recibirán una compensación en los siguientes meses y la empresa no cobrará multas a los que tengan retrasos en el pago de sus facturas.

La observación sobre el nuevo sistema tarifario por consumo es que cuando el usuario utiliza más de 10, 20 o 30 metros cúbicos de agua, el precio por cada cubo sube exponencialmente.

En la nueva estructura tarifaria, aprobada por la Autoridad de Fiscalización y Control Social de Agua Potable y Saneamiento Básico (AAPS), quienes están en la categoría domiciliaria solidaria pagarían 1,5 bolivianos por metro cúbico, hasta 10 metros cúbicos, mientras que cuando se consume más de 20 o 30 metros cúbicos por mes, el costo por cada metro cúbico sube hasta 15 bolivianos.

Habría que hacer un relevamiento de datos para ver cuántas familias consumen hasta 10 metros cúbicos de agua.

El sistema por consumo es una exigencia de la AAPS, sin embargo, es una medida con la cual no está de acuerdo la Alcaldía de Cochabamba, por lo que apoya a los usuarios que canalizaron sus reclamos.

La Alcaldía anunció que se va a elaborar una nueva estructura tarifaria, con la participación de los actores sociales y dirigentes de las instituciones de la ciudad, con el objetivo de que todos los usuarios paguen un monto que no sea muy elevado, pero que permita a Semapa ser sostenible en el tiempo.

La primera tarea que se debe fijar Semapa es definir, con un estudio técnico, cuántos metros cúbicos de agua consume una familia promedio (de seis personas, por ejemplo), sin racionar demasiado ni desperdiciar como sucede en algunos casos.

Y una vez que se haya delimitado cuánto debería consumir una familia, se debe establecer el costo de cada metro cúbico de agua, con la finalidad de que el monto final que se imprima en la factura pueda ser accesible para todas las familias.

Pero habría que poner también un límite a un máximo de consumo en metros cúbicos. Porque si el costo por cada metro cúbico para el que utiliza 10 metros cúbicos o 50 es el mismo, algunas familias se darán el lujo de desperdiciar el agua, por ejemplo, lavando las aceras con mangueras, en vez de utilizar un balde para realizar esta tarea.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad