Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 10:18

Acciones más efectivas contra la COVID

Acciones más efectivas contra la COVID

Las decisiones que asuma mañana el Comité de Operaciones de Emergencia Departamental (COED) para frenar la escalada de contagios de coronavirus deben ser efectivas, que ataquen el fondo del problema y no simples paliativos.

Una señal positiva en medio de esta crisis es que el gobernador Humberto Sánchez y el alcalde Manfred Reyes Villa demuestran, con acciones, que trabajan juntos para hacer frente al coronavirus, ahora que los casos positivos han sobrepasado el umbral de los 500, como no había ocurrido en la primera o en la segunda ola de la pandemia.

Los hospitales públicos y privados están llenándose, nuevamente, con enfermos de coronavirus y en las unidades de terapia intensiva ya no hay sitio para más.

Esta realidad obliga al COED a implementar medidas radicales para frenar los cientos de contagios que se registran cada día, porque se debe anteponer la vida de las personas ante cualquier otro interés.

Y si bien la situación económica de la Alcaldía y de la Gobernación es crítica, Sánchez y Reyes Villa determinaron recurrir a los fondos de emergencia, adquirir unidades de terapia intensiva e implementar una ciudadela hospitalaria para atender a las personas que se contagian con COVID.

Y para que las acciones asumidas por el COED tengan resultados alentadores, es crucial que la población realice sus actividades con la mayor responsabilidad posible, cumpliendo a rajatabla las medidas de bioseguridad dispuestas no solo en Bolivia sino en todo el mundo.

Para no ir muy lejos, Brasil sufre una crisis sanitaria por el elevado número de muertos que se registran cada día, porque sus habitantes dejaron de cumplir las medidas de bioseguridad y volvieron a reunirse en concentraciones masivas, lo que dio lugar a contagios también masivos.

Y en Cochabamba, lamentablemente, muchas personas inconscientes han dejado de utilizar el barbijo, o lo tienen en el bolsillo, situación que eleva el riesgo de contagio.

Además, las familias acuden a lugares donde hay muchedumbres y se olvidan del distanciamiento social. Asimismo, las fiestas y reuniones sociales con gran número de personas se han "normalizado", hasta el extremo de que el alcohol abunda y las personas se olvidan de las medidas de bioseguridad.

Por eso, el COED tiene la tarea fundamental de decretar medidas que no socaven la economía de la población, pero que estén orientadas a velar por la vida de las personas.

Reducir los casos de contagio depende no solo de las medidas rigurosas que puedan asumir las autoridades, sino principalmente de su cumplimiento estricto por parte de la población.

Porque ni las medidas más radicales podrán frenar esta pandemia si seguimos cometiendo acciones desenfrenadas que lo único que provocan es un mayor número de enfermos, muertos y el colapso del sistema de salud.

Colaboración

Reducir los casos de contagio depende de las medidas rigurosas que puedan asumir las autoridades y de su cumplimiento estricto por parte de la población.

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad