Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 26 de enero de 2021
  • Actualizado 15:13

34 hospitales, sin agua potable

34 hospitales, sin agua potable

Durante décadas, Cochabamba sufrió por la falta de agua, pero desde que entró en operaciones el Proyecto Múltiple Misicuni, hace más de dos años, eso debería de haber quedado en la historia. Sin embargo, no es así; si bien hay un gran caudal almacenado en la represa que garantiza la provisión, este no llega a todos los domicilios e instituciones de la ciudad, porque no hay aducciones y redes de distribución.

Una prueba de eso es lo que está pasando en 34 hospitales de primer y segundo nivel de Cochabamba,  que tienen que acudir a cisternas para proveerse de agua.

Este medio de comunicación denunció que esa cantidad de establecimientos de salud no reciben agua del Servicio Municipal de Agua Potable y Alcantarillado (Semapa).

¿Cómo es posible que ese número considerable de hospitales que a diario atiende a centenares de pacientes no tenga ese primordial servicio? ¿Quién no tomó las previsiones cuando se proyectó y ejecutó esas construcciones?  Es irónico ver que hay millones de metros cúbicos de agua almacenada, pero que no puede llegar a los centros de salud por el “simple” hecho de que las autoridades no tomaron la previsión de hacer las redes de forma paralela a la contrucción de Misicuni.

Hace un par de años, el gobierno del expresidente Evo Morales se vio obligado a asumir la construcción de redes para que el agua llegue a varias zonas de Cercado y de otros municipios del eje metropolitano.

Algunos centros de salud de primer nivel que tienen que acudir a los cisternas para la provisión de agua son: Alto Cochabamba, Alto Pagador, Cerro Verde, Chávez Rancho, Jaihuayco y Maica; mientras, los de segundo nivel están en Alalay, Pucarita, Sebastián Pagador, Valle Hermoso y K’ara K’ara, todos en la zona sur de la ciudad.

Está claro que, ahora más que nunca, es vital que los hospitales tengan acceso irrestricto al agua, principalmente, porque estamos pasando momentos críticos por la presencia del coronavirus, enfermedad que amenaza con un rebrote.

Si bien las autoridades de la Alcaldía de Cochabamba tienen aprobado un presupuesto para comprar agua de cisternas y dotar del líquido vital para los 34 hospitales de primer y segundo nivel, lo más lógico es que se encarguen de la construcción de las redes para que el servicio sea entregado por Semapa.

Por lo visto, esta cruda realidad no cambiará en 2021, ya que el Municipio licita la provisión de agua con cisternas. Recientemente aprobó un presupuesto de 400 mil bolivianos para ese ítem. Pagará 250 bolivianos por 14 mil litros de agua.

 Es un tema de salud y de vida, por lo que las autoridades deben priorizar la contrucción de las aducciones y las redes de distribución lo más pronto posible.

Prioridad

Autoridades deben priorizar la construcción de aducciones y redes de distribución para los hospitales cuenten con agua potable.