Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 27 de noviembre de 2022
  • Actualizado 17:06

El virus en campaña y de festejo

El virus en campaña y de festejo

El coronavirus nos acompañó fielmente y permaneció expectante a nuestros errores. La campaña, las aglomeraciones, los festejos y las protestas tuvieron su presencia silenciosa.

El rebrote es hoy la preocupación generalizada en varios países de Europa, Alemania, Francia y varias autonomías de España han ingresado en confinamiento en diversos grados y las reacciones y protestas no se han dejado esperar. Por otro lado, de China no conocemos nada, pero probablemente se debe al tema de control de salida de la información. 

El reporte oficial en Bolivia establece que se han registrado oficialmente 141.484 casos positivos. De ellos, 110.759 son los casos recuperados. El número de fallecidos en nuestro país al viernes 30 de octubre es de 8705, si fuera equiparado con accidentes aéreos estaríamos hablando de alrededor de 800 aviones siniestrados ¿imaginan la cantidad de primeras planas que hubiera producido esa situación?

Sin embargo, a pesar de estar en una fase de "desescalada" después de siete meses del inicio de pandemia, no debemos olvidar que Bolivia registra una de las tasas de mortalidad más altas del mundo, 74 por cada 100.000 habitantes.

Las autoridades de salud advierten de un posible rebrote para marzo o abril del 2021. Creo que se producirá mucho antes. Mi temor se agrava por todas las actividades electorales nacionales que fueron desde concentraciones, la votación misma hasta los festejos.  A la que contribuirá todo el trajín de las elecciones subnacionales que empezamos la próxima semana. Y sumando desatinos como el del alcalde La Paz que ha establecido otra vez la restricción por número de placa de vehículos privados. Si creemos que ya resolvimos la situación de la pandemia, estamos equivocados.

Las calles están atestadas, las medidas de seguridad se han vuelto rutinarias y poco exigentes. Temo un rebrote en el país de carácter monumental y lamentablemente sin la llegada todavía de la vacuna.

En Europa, las protestas por el confinamiento se incrementan y ni quiero imaginar lo que serán acá.  Un nuevo gobierno, enormes desafíos económicos y sociales y el reto de hacer mejor lo que criticó antes.

Está aquí, se sienta con nosotros en el transporte público, recorre las calles y nos toma la mano, nos mira, sonríe y espera.

SERENDIPIA

DINO PALACIOS

Doctorante en Ciencias Políticas  y Jurídica

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad