Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 29 de noviembre de 2022
  • Actualizado 13:19

Todos somos peatones

Todos somos peatones

Es usual hoy enterarnos al amanecer de cada día que se trata de una fecha conmemorativa internacional. Por ejemplo, en septiembre se celebran el Día de la dactiloscopía, del taekwondo, del rinoceronte, de la igualdad salarial, etc.  Hoy nosotros celebramos el Día del Peatón.

A nivel mundial el Día del Peatón es cada 17 de agosto y fue instaurado por la OMS, con la finalidad de promover el respeto hacia los peatones. Se recuerda un incidente de tráfico en Londres en el año 1897, donde una joven llamada Briget Driscoll, fue arrollada por un coche muriendo al instante. En Bolivia, por Ley Nro. 150 del 11 de julio del 2011, se declara el “Día nacional del peatón y del ciclista en defensa de la madre tierra” y se celebra el primer domingo de septiembre. 

La práctica se ha instaurado a lo largo del país y goza de una aceptación generalizada, lo que ha hecho que algunos municipios incluso establezcan 2 o 3 días del peatón a lo largo del año.

La ciudadanía en su sentido más llano se manifiesta a través de los peatones. Los ciudadanos de a pie que se despliegan en sus territorios, que gozan y se desenvuelven en la ciudad son peatones. Miran y transitan en las plazas y en las calles con otra perspectiva: desde abajo y pisando tierra. Ojalá esa práctica fuera emulada por autoridades y gobernantes, que muy rápido se envanecen y se consideran dueños de las nubes y las estrellas.

La idea es que todos somos peatones y debemos recordar tanto los derechos como las obligaciones que implica el circular de esta manera. Esto quiere decir usar los espacios peatonales y difundir una cultura vial.

En el caso de la ley boliviana del peatón, se aduce la defensa de la madre tierra y a la celebración se le añade que también es Día del ciclista. Sin embargo, paradójicamente un año después, ese mismo gobierno reprimía la Marcha Indígena por el TIPNIS. 

Pero al margen, sin duda un día del peatón y del ciclista contribuye a reducir la contaminación generada por los vehículos. Lo del ciclismo lo dejo para otra columna, pero lo más importante es que los ciudadanos de a pie, se apropien de las calles, las gocen y las disfruten. Aprehendan entre todos la cultura vial y ejerciten la cultura ciudadana basada en que todos y todas somos peatones.

SERENDIPIA

DINO PALACIOS

Ciudadano

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad