Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 05 de diciembre de 2022
  • Actualizado 14:22

Robots contestadores de teléfono, sin trabajo

Robots contestadores de teléfono, sin trabajo

No tengo duda de que todo es conforme al cristal con que se mira, es decir, es exactamente igual al vaso medio lleno/vacío. La crisis sanitaria trajo millones de muertes al mundo y sus consecuencias económicas y sociales apenas empiezan a percibirse; seguro nos acompañarán por varios decenios. Pero la pandemia también ha traído el teletrabajo, la educación a distancia/virtual y sin dudarlo la innovación más amplia de las organizaciones para los nuevos retos.

Sin embargo, innovación es para muchos sinónimo de pésimas intenciones que solo les sirven para fines publicitarios. Primero, muchos servicios a la población lamentablemente siguen conforme hace varios siglos atrás, sí siglos en plural. Por ello, nuestro amigo C.H. Molina se ha puesto en campaña en contra de las interminables filas en pandemia. Filas ya sea para pedir tickets para que te den cita para fijar una cita.  Muchos bancos han establecido trámites virtuales, por ejemplo, para abrir una cuenta, pero si hay que modificar un dato de la cuenta, la única opción es ir hasta las oficinas. Para el pago de un bono, cola; para pagar servicios de teléfonos o de gas colas; para inscribir al colegio colas con amanecida incluida. En los diferentes trámites de emisión de documentos de identificación, colas. 

La ingeniosa respuesta que copiamos de otras latitudes: servicios robotizados de atención al ciudadano. Inmediatamente después entidades como ministerios, bancos y, por supuesto, las AFPs instauran líneas de atención al ciudadano 800. Crean sus cuentas en redes sociales como el Facebook, Twitter, los ya tradicionales correos electrónicos y Apps para el efecto. 

La realidad, constituyen exactamente lo mismo a la ventanilla sin respuesta, la del torno circular sin salida. 

El robot de la central telefónica o del Facebook, repite tu pregunta y te envía al menú de opciones y del menú de opciones, te envían a las respuestas pre-elaboradas, y de ahí a otro menú y así sucesivamente. Ninguna sirve.  

El Misterio de Economía tiene como seis líneas gratuitas, el Gobierno Municipal de La Paz tiene como 10 Apps creadas para diferentes fines. Los invito a que hagan la prueba si alguna sirve. O mejor llamen al 800 de una AFP.

SERENDIPIA

DINO PALACIOS

Doctorante en Ciencias Políticas  y Jurídica

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad