Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 27 de noviembre de 2022
  • Actualizado 17:06

Palomas vs ratones

Palomas vs ratones

¿Las palomas son “ratas con alas”? Para los animalistas, equiparar las palomas en transmisión de enfermedades con ratones es un exceso. Los responsables, según ellos, ciertamente con razón, son la gente que contamina y que alimenta a las palomas, estimulando su multiplicación en áreas urbanas. Para la Psicología Experimental, las palomas son “ratas voladoras”.

Para algunas personas son un símbolo. Pero, curioso que el símbolo de la paz, la representación simbólica de la libertad tenga la misma cualidad que los malvados a los cuales combatimos con “racumin” y con gatos.

Es también curiosa la forma en que nuestras mentalidades se apropian de ciertos hechos de la realidad. De manera significativa me llama la atención el valor y la importancia que se le asigna a algunos hechos en desmedro de otros.

Según la cada vez menos creíble OMS, al año mueren 1.3 millones de personas en las calles; 93% de esos accidentes de tránsito se producen en países de ingresos bajos y medianos y que solo cuentan con el 54% de vehículos en el mundo y los más vulnerables son peatones, los ciclistas y conductores de motos. El promedio de muertes en un accidente aéreo oscila entre 100 y 150 muertes. Si existe un siniestro de un avión las primeras planas se llenan con la noticia de la tragedia.  Siguiendo a la OMS, en un día mueren en accidentes vehiculares 3.500 personas en el mundo. Pareciera que la cotidianidad del hecho lo hace natural y nos desensibiliza, los accidentes de tránsito no ocupan primeras planas.

Brasil, el miércoles 3 de junio, tuvo 1.349 muertes en un solo día. En Bolivia, el récord fue de 33 el martes 2 de junio y hoy ya pasamos las 700 muertes, casi todos sabíamos la cifra al principio, ahora ya no. En Nueva York, el 11 de septiembre de 2001, murieron en las torres gemelas 2.996 personas. El COVID-19, al viernes 19 de junio, solo en la ciudad de Nueva York ha producido 31.156 muertes. ¿Se les hará un sentido homenaje cada año?

Los primeros anuncios de fallecidos en la televisión eran con nombre apellidos y generalidades de ley. Ahora son solo números y en mayor medida solo porcentajes. Somos muy sensibles a los números, pero igual que las plumas suelen disfrazar la historia que hay detrás.

Dino Palacios

Doctorante en Ciencias Políticas  y Jurídica

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad