Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 03 de agosto de 2021
  • Actualizado 16:12

Homenaje al ego

Homenaje al ego

No a muchos les va a gustar esta columna, pero siento que podría ayudarme a encontrar respuestas. No sé si solo yo lo percibo, pero hay demasiada gente publicando su foto como homenaje. Homenaje a alguien que ya no está, a alguien que hizo algo espectacular o que se hizo famoso. Incluso a coyunturales autoridades.

Hace unos días falleció un conocido activista de los derechos de los animales, un hombre que se dedicó a dar alimento y abrigo a decenas de perros en las calles de La Paz, alguien reconocido por su generosidad.  Nada mas conocerse la noticia las redes sociales empezaron a llenarse de sus fotos, pero no solo, muchas veces acompañado por el autor de la publicación. Así podíamos leer sentidos homenajes que en realidad solo parecían decir “yo estuve con él” o “él fue mi amigo”.

Lo vi con los muy famosos que dejan este mundo. Algún afortunado tuvo la fortuna de sacarse una casual foto y publica “aquí yo con XXXXX el 2016 cuando lo conocí en ocasión de…”. Sucede también con los que triunfan “yo sabía que lo lograrías” y la foto naturalmente es de ambos.

Ya sé que a estas alturas deben preguntarse ¿Y qué tiene de malo? De malo nada. Pero me resulta curioso y parece más un homenaje al ego de quien publica que al sujeto del homenaje.  Sin duda podría hacerse lo mismo sin la necesidad del “yo”.

Leí por ahí que los periodistas no deberían ser la noticia. Es decir está de más que se pongan como sujeto de la oración cuando en realidad solo tienen que relatar lo que sucede. ¿No tendría que suceder lo mismo en las redes? Si lo que haré es un homenaje ¿por qué tengo que aparecer?

Algunos psicólogos advierten una y otra vez que estamos soportando una epidemia de “yoismo” que se refleja en las redes sociales. Una epidemia que se explica por problemas de autoestima, con personas que no reaccionan muy bien a las críticas y que no suelen empatizar con los problemas de los demás. Naturalmente, son seres que -aunque sea por unos minutos- se creen el centro del universo.

Entiendo que esta columna molestará a más de uno, lo sé. Pero si logra que alguien al menos lo reflexione y se explique a sí mismo el por qué, tendremos más homenajes justos que auto-homenajes.  Porque todos sabemos que conocer a alguien o tomarse un foto con alguien no es suficiente para proclamarse su amigo.

SERENDIPIA

DINO PALACIOS

Doctorante en Ciencias Políticas  y Jurídica

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad