Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 28 de mayo de 2024
  • Actualizado 20:36

No es gourmet la tradición

No es gourmet la tradición

Cuaresma, penitencia y reflexión. Un período que nos invita a reconsiderar nuestras costumbres, incluso las más cotidianas como la alimentación. ¿Es la comida solo un acto mecánico para saciar el hambre o tiene un significado más profundo? ¿Y es mejor un gran silpancho o un pequeño trozo de carne en una "cama de camote" que tiene de nombre keperí - gourmet - pero que en nada se asemeja al gran keperí cochabambino?

Feuerbach decía que "los dioses de Homero comían y bebían", reflejando la conexión ancestral entre la comida, la humanidad y lo divino. Entonces nuestra realidad se configura de manera diferente según si comemos carbohidratos o solo proteínas. De igual forma, la relación entre la comida gourmet y la comida tradicional tiene connotaciones de diversa naturaleza.

Nuestra comida tradicional es sabrosa, abundante y económica. ¿Por qué sentimos la necesidad de transformarla en gourmet? O mejor, ¿a qué responden las iniciativas y esfuerzos para gourmetizar la alimentación? Algunos la ven como una forma de apreciar y valorar la cultura culinaria, mientras que otros la critican por su elitismo y exclusión.

La gourmetización, nacida en Francia en el siglo XVIII, se asocia a ingredientes de alta calidad, preparación meticulosa y presentación elegante. Esta transformación puede responder a la búsqueda de sofisticación, exclusividad o valor agregado, o probablemente al aburrimiento de algún chef que responde a las exigencias de alguien, en esa época, aburrido también.

Mi reflexión está acompañada de imágenes que me vienen a la cabeza de platos y platillos. Chicharrones y chicharroncitos bañados en salsa de huacataya. Marraquetas y pancitos de harina de almendra amazónica. ¿Es la gourmetización una tendencia positiva o negativa?

En definitiva, creo que no está mal. No, para nada. Probablemente, la comida gourmet no está destinada a saciar el hambre, ni se relaciona con los platos que abundantemente y, como dicta la tradición, comeremos hoy. Pero la transformación de la comida tradicional en gourmet es un fenómeno complejo que refleja no solo cambios en los gustos y preferencias culinarias, sino también dinámicas sociales, económicas y culturales más amplias.

SERENDIPIA 

DINO PALACIOS

Ciudadano

[email protected]