Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 02 de octubre de 2022
  • Actualizado 14:55

Dos ruedas de furia

Dos ruedas de furia

Según el INE, en 2021, 3 de cada 10 vehículos era una moto en Bolivia, siempre refiriéndonos a cifras oficiales y no a motos indocumentadas. Las motocicletas abundan en las ciudades, se deslizan peligrosamente entre los vehículos de cuatro ruedas y entre los ciudadanos de a pie que van perdiendo espacios y derechos. Son las dos ruedas “de furia”.

La crisis sanitaria y el servicio de delivery han incrementado su utilización significativamente. A ello debe añadirse que ahora hay la posibilidad de encontrar en el mercado motocicletas chinas nuevas desde los 500 dólares.  

Si no tienen idea de cómo manejarlas y ningún primo les puede enseñar los fines de semana, siempre está el Marketplace, en un día hasta por 50 bolivianos la hora, te enseñan a manejar moto desde 0 con una oferta “100% práctica”. 

Estábamos acostumbrados a verlas en ciudades del oriente como Trinidad, Cobija o Riberalta, donde son el principal medio de transporte. Nunca dejé de mirar atónito a algunos osados motoqueros con roperos de hasta tres cuerpos en la moto. O ver familias enteras, es decir entre 4 y 6 personas alguna vez, encaramadas sobre los caballos de fierro, peleando por el equilibrio, me refiero claro al de la moto y no al demográfico.  

Nuestro añejo Código de Tránsito establece que tanto el motociclista como el acompañante, deben usar casco. Sin embargo, algo que no termino de entender a pesar de los esfuerzos es bajo qué criterios se distribuyen el uso de cascos hoy en las motocicletas. Les provoco a que presten atención, si en una moto hay varios ocupantes, altamente probable que ninguno de ellos use cascos. De igual manera, altamente probable, si solo hay un casco y varios ocupantes, solo lo utiliza el conductor, generalmente varón. Detrás (y en medio), el acompañante generalmente mujer y/o niño, no usan casco. ¿por qué se prioriza el uso del casco al varón conductor?¿y el niño y la mujer acompañantes?

A pesar de que como ciclista me siento solidario con motociclistas frente especialmente al transporte público abusivo. Y a pesar de que se entiende que frente a la ausencia de empleo de calidad muchos jóvenes se vuelquen a las calles en motos buscando oportunidades. No puedo justificar el irrespeto a las reglas de tránsito de los motociclistas que nos ponen en riesgo a todos, pero especialmente a ellos mismos.

SERENDIPIA  

DINO PALACIOS

Ciudadano

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad