Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 05 de febrero de 2023
  • Actualizado 12:23

Aún no se fue y ya la olvidamos

Aún no se fue y ya la olvidamos

El Ministerio de Salud boliviano anunció los pasados días las cifras más bajas de COVID desde el inicio de la pandemia en el país; por su parte, el gobierno peruano levantó el estado de emergencia derogando todas las restricciones. Todos nuestros espacios abiertos están libres al menos, oficialmente, del barbijo.

Pareciera que estamos viviendo a nivel mundial los últimos efectos directos colaterales de la pandemia, pero no tengo dudas de que las consecuencias profundas seguramente nos acompañarán mucho tiempo.

Según la Universidad J. Hopkins, tuvimos 22.239 muertos en el país. Según un titular de prensa extranjero: “Nicaragua, Venezuela, Bolivia y El Salvador, los que ocultaron más fallecidos por COVID” y la mayor trasparencia habría sido en Costa Rica y Chile. Según ese medio, Bolivia tuvo la mayor mortalidad en la región, las proyecciones estiman 734 muertes por cada 100.000 habitantes en Bolivia. 

Aclaro que no considero la cifra significativa para el caso de esta columna, es decir, no afecta si son 22 mil, 50 mil u 880 mil.

Y apropósito de nuestras próximas festividades de “Todos santos” y con todos nuestros muertos -conocidos, amigos, colegas y parientes- por volver a este espacio terrenal, estaba pensando que podrían llegar a pedirnos cuentas.  

Qué pasaría si tuviéramos que responder a la pregunta ¿qué es lo que aprendimos de esta tragedia de tragedias? ¿Estamos equipando los centros de salud? ¿Tenemos más unidades de terapia intensiva? ¿Nuestros comportamientos de prevención en relación a amenazas de salud se han modificado? ¿Estamos desarrollando estrategias para brindar mejores condiciones de empleo? ¿Tenemos acciones previstas para apoyar los emprendimientos? ¿Somos más respetuosos con el medio ambiente? ¿Dejamos de creernos inmortales?

Puedo seguir anotando muchísimas preguntas derivadas, pero lo que preocupa es el silencio o las respuestas a medias. Me atrevo a decir que no aprendimos nada. Tal vez los expertos en muchas áreas pueden mostrar estudios que revelan un proceso de aprendizaje. Yo creo que solo documentamos. Aquí estamos haciendo lo mismo, con más entusiasmo, sin aprendizajes que modifiquen nuestros comportamientos. Aún no se fue, pero ya la olvidamos.

SERENDIPIA

DINO PALACIOS

Ciudadano

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad