Opinión Bolivia

  • Diario Digital | viernes, 24 de enero de 2020
  • Actualizado 05:25

La industria de los videojuegos

La industria de los videojuegos

La anterior semana, me permití iniciar una reflexión sobre el extravío municipal en la concepción de las industrias culturales. En esta se puntualizará sobre los videojuegos. 

En el campo del desarrollo de los videojuegos participan, por ejemplo, diseñadores, artistas, ilustradores, programadores, ingenieros, guionistas, responsables de control de calidad; incluye la musicalización, sonorización, doblaje, efectos especiales… Solo en la etapa del diseño artístico, se señala la guionización (historia), el sonido, el interfaz y los gráficos que, sin mencionar otras etapas en su producción y postproducción, nos hace suponer la amplitud de campos para su creación.

Sería correcto que la Secretaría de Cultura de la Alcaldía empiece a buscar apoyo intelectual con expertos e involucrados en el tema, más que solo depender de las empobrecidas propuestas que nacen de la fantasía de algunos de sus funcionarios y allegados. Hay que comenzar a involucrar a los artistas de estos campos, para que las voces de los que intentan conseguir apoyo estatal puedan desarrollar su propia industria.

Existen muchos estudios que consolidan el impacto de la economía cultural en el PIB de los países que la potencian. De esta manera, el Libro Blanco del Desarrollo Español de Videojuegos (2018) explica que las 25 mayores empresas del sector generaron, en 2017, el 77% de los ingresos del mercado global. En el 2018 estas empresas obtuvieron más de 130 mil millones de dólares y más de la mitad de esos ingresos provino de los dispositivos móviles.  Sin ir más lejos, en 2017, un 19% de la población argentina jugó videojuegos, en promedio una hora y media diaria, siendo el principal dispositivo el celular (SInCA, 2017). 

Además, los videojuegos representan más del 40 % de las actividades ligadas al software y a los servicios informáticos y en ese año experimentó un récord histórico en exportaciones con 1.669 millones de dólares (hacia EEUU, Europa y Asia). En este mismo país, el desarrollo de videojuegos para teléfonos móviles exige menor tiempo productivo (entre seis a nueve meses). En cambio los juegos AAA requieren un modo de producción diferente y un tiempo mayor para su desarrollo, de dos a tres años.

A nivel global, según la revista digital Dinero.com, las empresas multinacionales desarrolladoras de videojuegos 

—Tencent, Sony, Activision, Apple y EA Sports— establecieron para este 2019, un promedio de facturación de más de 22 mil millones de dólares.