Opinión Bolivia

  • Diario Digital | sábado, 25 de junio de 2022
  • Actualizado 12:46

Vulnerando la regla

Vulnerando la regla

Sospecho, en base a mi experiencia personal, que todos quienes escriben una columna, en cualquier medio de difusión, se  auto imponen el no quebramiento de una regla: no responder ni a elogios y menos aún a diatribas, respetando a raja tabla sus opiniones. Sin embargo y mal de mis pesares, paso por alto la regla y esta vez lo hago motivado por una razón que considero verdad histórica.

Hay quien, habiendo leído mi columna anterior sobre la subasta del poder imperial romano -época lamentable en nueve siglos de grandeza- considera que no existió un personaje llamado Pertinax, que se hizo del mando y poder imperial. Considera que yo, a nivel de guasa y haciendo referencia a las historietas de Goscinny y Uderzo: “Asterix”, di vida a ese personaje imperial. Dejo constancia, que se cuestiona mi afirmación de manera respetuosa y cordial, como quien en el juego se da cuenta del truco y con un giño se obliga al silencio; se adhiere a mi supuesta ironía y comparte la opinión de mofarse del poderío romano, tal como  los personajes del comic.

Debo reconocer que los personajes que cita mi buen intencionado crítico, han sido compañeros predilectos y tempranos de mi vida; tanto como el lector, me solacé casi con perversa pasión con el pequeño Asterix y el grandulón Obelix, dotados de fuerza descomunal por haber caído en la marmita en la que se cocinaba pociones mágicas. Pese a tal devoción, juro por Tutatis, que habiendo devorado los más de veinte volúmenes, nunca encontré referencias de un personaje llamado Pertinax y menos aún, que éste haya sido ungido en venganza, como emperador por los galos.

Ratificando mi compromiso de no responder a ninguna carta, cualquiera su motivación, ratifico y dejo sentado que en los  anales escritos de la historia de Roma, el tal emperador existió, fue un brillante y consagrado general, trató de ser un gran emperador. El destinó le deparó tener el final que tuvo. Yo lamento no tener el genio creador de los autores de la revista, que tan amablemente me atribuye un amigo lector.

TEXTUAL

"Cucho" Jordán Q.

Abogado, docente e  historiador del Derecho

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad