Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 24 de febrero de 2021
  • Actualizado 14:06

Una dura lección

Una dura lección

Los hechos le pasaron la factura al peor presidente de EEUU, calificándolo como golpista y antidemocrático. La bestia fascista que en todos los momentos de su gobierno, a la menor exigencia de respeto a los derechos humanos, libertad e igualdad convocaba a sus Proud Boys, supremacistas blancos, para dar fin con los comunistas que pretendían el respeto a sus  derechos y la aplicación de las garantías establecidas en la normatividad, cumplieron este 6 de enero su día de Reyes.

Los meses previos a las elecciones y el resultado de ellas, la derrota de los radicalistas de la derecha, fue el detonante para los actos vandálicos ocurridos la semana pasada, hechos que el mismo presidente perdidoso, patrocinó a su peor estilo: «Nunca nos rendiremos. No vamos a aceptar la derrota». Lo ocurrido llenó de vergüenza  al país entero y la clase política de republicanos y demócratas, estos últimos favorecidos con el voto más amplio de los ciudadanos en su historia.

No obstante que los actos vandálicos fueron controlados, la normalidad retornó por las inmediatas decisiones del Congreso. Lo ocurrido no puede ser tomado como un hecho aislado, las hordas, en su vandálico accionar, dejaron evidencias claras de  la existencia de un espíritu fascista alojada en una parte de la población, no otra cosa significó el actuar y los símbolos que se usaron y los precedieron.

Un hecho similar es posible en el futuro y el seno mismo del Estado que se autocalifica como esencialmente democrático. El surgimiento de acciones retrógradas, no es propia de las repúblicas “bananeras”, como desafortunadamente  califica el presidente George W. Busch, a muchos de nuestros Estados que han caído en la desgracia de ser gobernados por populistas, o delincuenciales dictaduras

La democracia es un sistema que cada día se construye laboriosamente y en base a premisas inobjetables: justicia social, bien común y plena libertad; solo así, puede existir un gobierno del pueblo, para el pueblo y con el pueblo.

TEXTUAL

"CUCHO" JORDÁN Q.

Abogado, docente e  historiador del Derecho

[email protected]