Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 24 de enero de 2022
  • Actualizado 18:52

Pueblo popular

Pueblo popular

Es por demás cierto que, desde la Presidencia, todas las dependencias del Gobierno, el partido político oficialista y sus componentes y aliados, desbrozada y abiertamente, convocan a conculcar los derechos de los ciudadanos, ya sea por tener reclamos colectivos, exigir el respeto a los derechos reconocidos por la Constitución y las leyes, ejercer la protesta y la libertad de opinión y expresión, etc. etc.

Amparado, el primer mandatario, en la muletilla de su creación: el improbable golpe de Estado en noviembre del año anterior en tres discursos consecutivos y en un solo día, tanto en La Paz, Cochabamba y Santa Cruz, condensan amenazas contra el pueblo, que conllevan la alteración del Estado de Derecho: Nos vamos a hacer respetar en las calles, sentenció.

 Las expresiones vertidas por tal autoridad nacional han dado pábulo a que sus afines; es así que, a los pocos días, profieran amenazas de muerte a todo opositor: “si tenemos que matar, lo vamos hacer”, aseguró un asambleísta por Tarija. El ex vicepresidente García Linera aseguró someter a un sector de la sociedad que, públicamente, mostró objeciones y observaciones al proyecto de Ley contra la legitimación de Ganancias Ilícitas, financiamiento del terrorismo y financiamiento de la proliferación de armas de destrucción masiva o no convencional: “Si molestan un poco más, les suspendes las exportaciones, porque como gobierno tienes el monopolio de decidir si se exporta o no se exporta". Si bien el proyecto fue retirado de la discusión por el mismo gobierno, sigue vigente y desvelada la amenaza y el modo de proceder en casos afines.

Causa preocupación la afirmación del presidente de gobernar únicamente con pueblo popular; expresión de significación dudosa y poco afortunada, pero que en las circunstancias actuales denota que 500 personas pertenecientes a 34 pueblos originarios indígenas asentados en seis departamentos y que marchan en procura que sus exigencias sean escuchadas por las autoridades, ante el silencio y la pasividad del gobierno, habrá que entender que ese sector humano no forma parte del pueblo popular, no obstante que son reconocidos por la CPE, como naciones y pueblos, así en plural, indígenas originarios, poseedores de la cultura Abya Yala, tierra que florece, y Jenecherú o brazas de libertad que no se extinguirán jamás.

TEXTUAL

"CUCHO" JORDÁN Q.

Abogado, docente e historiador del Derecho

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad