Opinión Bolivia

  • Diario Digital | domingo, 28 de noviembre de 2021
  • Actualizado 11:28

Persona no grata

Persona no grata

La llamada diplomacia de los pueblos, implementada por el MAS bajo el lema de vivir bien, no tuvo eficacia alguna a lo largo de los años, al contrario, en materia diplomática fue un fracaso rotundo, ya que la misma, no obstante las adversidades políticas a lo largo de la vida independentista del país, nunca enfrentó el descrédito actual.

Hace cerca de ocho años, una ley denominada del Servicio Exterior, concluyó con la carrera diplomática profesional y meritocrática, sustituyéndola por una variopinta de paga favores, cuyos resultados saltan a la vista.

Lo ocurrido recientemente con el embajador ante la República del Paraguay, el Sr. Cronenbold, candidato perdidoso a la Gobernación de Santa Cruz y nombrado con la encomienda presidencial de buscar la salida al Atlántico por el canal Tamengo, es otro fracaso rotundo, puesto que el designado a pocos días de asumir el cargo es echado de su función.  Hecho el cual obliga al gobierno a una reflexión serena y patriótica en la designación de futuros embajadores y el tratamiento a la política exterior.

La declaratoria de persona non grata, que, por unanimidad de votos, determinó el pleno de la Cámara de Diputados de la República del Paraguay en contra del embajador, se fundamenta en expresiones públicas del diplomático considerado denigratorio de los valores que sustentan la cultura del país anfitrión. Tal vez, la intención del mencionado representante no haya sido herir un sentimiento colectivo y menos la dignidad del país hermano, pero lo evidente e injustificable es que una chabacanería de TikTok demuestra la nula cualidad del designado para el cumplimiento de sus funciones, como también improvisación e irresponsabilidad en la designación.

Lamentablemente, esta  no es la única evidencia del fracaso de la política exterior y la diplomacia de los pueblos; hechos más vergonzosos y lamentables le preceden, como la acontecido en La Haya; o la subasta de la dignidad nacional con designaciones improvisadas, sujetas a intereses políticos inmediatos y subalternos, tal es el lamentable caso de los magistrados del Tribunal Constitucional Plurinacional que avalaron reelecciones y fraudes y fueron nombrados representantes del país.

TEXTUAL

"CUCHO" JORDÁN Q.

Abogado, docente e  historiador del Derecho

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad