Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 24 de junio de 2021
  • Actualizado 12:08

Más propaganda

Más propaganda

Prestigiosos pensadores han ocupado su tiempo en analizar y explicar la esencia del totalitarismo como sistema político, coincidiendo en sus rasgos que lo distingue y lo diferencia de su antítesis, la democracia.

La ideología totalitaria, que pretende explicar con certeza absoluta y de manera total el curso de la historia, encuentra en el líder carismático el portavoz y estandarte del nuevo orden que proclama y para ello se implementa una acción sistemática del terror y consiguientemente la supresión de derechos y garantías individuales, lo que conlleva a la violencia y la acción directa contra quienes se resisten, de una u otra manera al credo oficial o al partido único que pretende monopolizar la representación política y social.

Otro rasgo genérico, no menos importante, es la pretensión de sustituir los pilares fundamentales que hacen parte de la institucionalidad del antiguo régimen, entre otros su estructura judicial, la cual pretende instrumentarla o la desaparición de  las Fuerzas Armadas y su sustitución por otro ente miliciano que se encargue de ejercer la acción coactiva, todo ello acompañado por un sistema propagandístico deliberado y sistemático, mediante el cual sus pilares fundamentales se justifiquen y se enraícen en la mente humana, creando un nuevo esquema mental de valores, acciones y pretensiones.

Desde los inicios del gobierno de Evo Morales Ayma y su aparato político, se constata que bordean los linderos pantanosos del totalitarismo,  al que se adscriben los actuales gobernantes, cuya dependencia a su jefe político es cada vez de mayor notoriedad.

Mediante Decreto Supremo se ha duplicado el presupuesto destinado al viceministerio de Comunicación para “el cumplimiento de sus objetivos institucionales”, que no es otro que el de propaganda y publicidad gubernamental, en la que si bien es cierto, una mínima parte del mismo se destina a hacer conocer medidas y acciones referentes a la pandemia, el grueso está en relación a las actividades político partidistas, la emisión de mensajes y consignas ideológicas, partidarias y de justificación de acciones, por todos los medios posible, ya sean estos televisivos, radiales, impresión de cartillas y folletos, en fin, una gama extensa de medios e instrumentos de los que se valen para fijar sus propios intereses que no son de la comunidad nacional.

TEXTUAL

"CUCHO" JORDÁN Q.

Abogado, docente e  historiador del Derecho

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad