Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 18 de mayo de 2022
  • Actualizado 00:16

Capilla ardiente ministerial

Capilla ardiente ministerial

17 ministros, sus viceministros y quién sabe cuántos directores generales se encuentran en capilla ardiente, en espera de una remoción que suena a destitución anunciada y requerida por sectores, bloques y tendencias del seno mismo del oficialismo y ante el mutismo y la inacción de la oposición. A momentos de ser posesionados en el cargo, el Presidente manifestaba: "conformamos un gabinete a la altura de todos los desafíos. Recurrimos a lo mejor que tenemos para trabajar por el país". El tiempo demostró lo contrario.

Luego de la administración dispendiosa, irracional y corrupta de 14 años continuos, el llamado boom, en el que participó el actual Presidente, se halla en crisis; el Estado, agobiado por múltiples males que surgen por doquier, son señalados por índices especializados de los organismos internacionales e inmediatamente negados oficialmente sin argumentación valedera alguna. La causa de los problemas es estructural, pero a ello se suma la incapacidad e inoperancia de aquellos obligados a trabajar en provecho colectivo y que acompañan como secretarios al jefe del Ejecutivo.

La ausencia de conocimiento especializados en las áreas de su desempeño, no  les permite formular  políticas atinentes a su despacho, ni dirigir la actividad administrativa y menos ejecutar la ley, como lo exige textualmente la Constitución Política del Estado como condición fundamental para el desempeño del cargo. Triste afirmación la del primer hombre del Ejecutivo, al afirmar que dispuso de la flor y nata de su acerbo humano, resultaba más honorable asumir que ese personal fue impuesto por instancias que reclamaban su cuota de participación y, fundamentalmente, por quienes  se siguen considerando no solo  titulares exclusivos del partido que representan, sino dueños del poder absoluto.

La próxima e inmediata recomposición del gabinete ministerial, demostrará a las claras las pugnas internas y el trizado que sufre la otrora unidad monolítica del  movimiento que proclamaba la eternidad en el poder, mientras tanto los grupos de interés continúan con sus pugnas internas, el velatorio de ministros continúa.

TEXTUAL

"CUCHO" JORDÁN Q.

Abogado, docente e  historiador del Derecho

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad