Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 27 de octubre de 2021
  • Actualizado 21:31

Archivo unificado

Archivo unificado

La semana anterior comenté las vicisitudes que atraviesan las  bibliotecas privadas, producto de  diversos  factores, en que resaltan, particularmente, aquellos referidos a las nuevas tecnologías y los espacios de habitabilidad cada vez más reducidos. Las bibliotecas públicas o aquellas que pertenecen a entes colectivos privados, no están exentos  de graves dificultades tanto de carácter económico como técnicos.

Pretendo hoy referirme a un hecho en concreto  que acaece en nuestra ciudad. No puede pasarse por alto, que Cochabamba se ha caracterizado por la existencia de importantes bibliotecas: la  Municipal, de tradición proverbial  por su historia, la cantidad de volúmenes  puestas al servicio colectivo es considerable, resaltando la hemeroteca con que cuenta, de gran servicio a los investigadores. Aunque es cierto que los últimos decenios, el bajo presupuesto económico asignado la ha anquilosado. Tan importante como  la mencionada es la de la Universidad Mayor de San Simón (UMSS), que en su momento adquirió el máximo grado de especialidad y actualización en diferentes materias. Es de particular relieve la Biblioteca de la Fundación Simón I. Patiño, que actualmente es depositaria de la fecundísima biblioteca del Dr. Josep Barandas, convirtiéndola en  el reservorio bibliográfico más importante  de la época colonial.

Las tres instituciones, además de contar con el acopio de libros, son depositarias de documentos trascendentales de la memoria colectiva que permiten la reconstrucción de los hechos pasados en base a evidencias constantes y comprobables; habrá que añadir que la exPrefectura del departamento, hoy Gobernación, también posee valiosa documentación y actas testimoniales de hechos y personajes que hicieron posible la historia. Lamentablemente,  la dispersión, el mal trato, la falta de seguridad, el desorden imperante,  son evidentes.

Ante semejante panorama, es imprescindible que las autoridades de cada una de estas instituciones asuman el compromiso de aunar esfuerzos a fin de evitar dispersión y desaparición de tales legajos y se impongan la tarea de crear  un archivo departamental unificado, en el cual estén asegurados, inventariados y bien conservados, los cientos de pliegos, que atestiguan los hechos del pasado.

TEXTUAL

"CUCHO" JORDÁN Q.

Abogado, docente e  historiador del Derecho

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad