Opinión Bolivia

  • Diario Digital | lunes, 27 de septiembre de 2021
  • Actualizado 06:26

Adoptantes y adoptados

Adoptantes y adoptados

Infortunio y calamidad máxima para un romano era la extinción del  núcleo familiar, fundamento primario de la sociedad y la progenie. Familia numerosa era motivo de orgullo, ella le permitía continuar con el culto doméstico, ejercer dominio, perpetuar la estirpe por los siglos de los siglos. Si acaso acontecía la tragedia, no dudaron sus juristas en instituir formas paralelas de integrar a ajenos al poder del  páter, concibieron la adopción que permitía el ingreso de personas extrañas a su potestad, ya sea como hijos, cuando él mismo procedía a receptarlos, o como a nietos cuando adoptaban sus vástagos. Justificaron la existencia de esta institución como naturam imitatur, imitación de la naturaleza y, vaya si funcionó, especialmente cuando se trataba de perpetuar el poder político de los emperadores.

La adopción, como su variante: adrogación, con otros fines y justificativos se perpetuaron a través de los siglos, aún en estos tiempos de la cultura del hedonismo, espectáculo y banalidad, donde todo compromiso es superficial. La palabra adoptar ha quedado enraizada en los idiomas como sinónimo de tomar o acoger algo que no nos pertenece por naturaleza y, de esa manera, ahora se adoptan modas, costumbres, animales y también cosas.

Hace ya un año que el prolífico y exitoso escritor español, Carlos Ruiz Zafón dejó este mundo, para pesar de sus más de 25 millones de lectores en la orfandad. El catalán, autor de: El Cementerio de los Libros Olvidados y la Sombra del Viento -entre muchas más-  hace decir a uno de sus personajes, que existen libros que adoptan a sus lectores; así como lectores adoptados por los libros. Se trata de un embrujo real, que cualquier mortal que se dedica a esa actividad, ha experimentado en su vida y jamás de los jamases podrá liberarse de ese cautiverio que somete sentidos, Así, como hijos nuestros y compañeros de toda la vida, quedaron  El Quijote; el clan de los Buendía;  un Ala Triste y cuantos más que fueron adoptados, adoptándonos.

TEXTUAL

"CUCHO" JORDÁN Q.

Abogado, docente e  historiador del Derecho

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad