Opinión Bolivia

  • Diario Digital | miércoles, 10 de agosto de 2022
  • Actualizado 15:53

La realidad aeronáutica boliviana

La realidad aeronáutica boliviana

En estos últimos años, la aeronáutica mundial y en particular la privada de nuestro país pasó por muchos problemas, entre ellos la pandemia, la crisis económica que hay en el mundo y ahora la guerra en Ucrania. Esta última elevó los precios de los alimentos y en particular del petróleo, el cual afecta a las empresas aéreas, ya que el costo de este combustible influye en un 22% en el gasto operativo.

Pero analicemos lo que ocurre con las empresas aéreas en Bolivia. La estatal BoA, que dicen que es de los bolivianos; Amaszonas, con más de 20 años volando con mucho prestigio, y Ecojet, que  está más de nueve años en el aire, realizando grandes esfuerzos para mantenerse.

BoA, que es estatal y que la anterior administración indicó que había un sobreprecio de un millón de dólares en los seguros y que tenía un déficit de casi 25 millones, además de aviones desarmados. La actual administración acusó a los anteriores ejecutivos y al exministro Arias de llevarla a la quiebra. ¿Qué se hizo?, ¿se investigó o quedó en el olvido?, o ¿todo era de uno y de otro lado falso? 

Amaszonas, que dos audaces jóvenes  y otros inversores aficionados a la aeronáutica fundaron hace 20 años esta empresa que empezó con un avión de 12 pasajeros y pasó a cinco Embraer de 112, pero por falta de ayuda estatal y competencia desleal tuvieron que venderla por su elevada deuda. Los nuevos ejecutivos que compraron Amaszonas empezaron con tropiezos y tal vez su primer error fue nombrar a un gerente brasileño que no tenía idea del manejo y fue retirado. Con gran acierto, se designó como nuevo gerente a Dardo Gómez, profesional y conocedor de los temas  aeronáuticos, que considero podrá sacarla adelante.

Ecojet, un verdadero ejemplo para destacar, porque contra todo, incluida la competencia desleal y con un solo avión (ahora recibió el tercero de los cinco que piensa poner en servicio), salió adelante gracias a su gerente general Luigui Durán y su presidente, el destacado abogado Santiago Pimentel.

Ecojet junto con Amaszonas (próximamente Nelia) son las dos privadas que ocupan más de 800 trabajadores, trabajan por seguir en el aire para conectar al país con el mundo. En ese marco, el Gobierno debería dar todo tipo de ayuda, porque retienen las divisas que sacan otras empresas aéreas extranjeras en beneficio de Bolivia y traen turistas que dejan cientos de  millones de dólares, además dan trabajo a todo el sistema turístico. Aprendamos de otros países donde estos ayudan y protegen a las aerolíneas privadas, porque saben que son fuente de ingreso de divisas.  

EN VUELO

CONSTANTINO KLARIC F.

Asesor aeronáutico

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad