Opinión Bolivia

  • Diario Digital | jueves, 03 de diciembre de 2020
  • Actualizado 18:13

¿Y si trabajamos?

¿Y si trabajamos?

Señores políticos necesitamos trabajar. Le hablo a usted que piensa en generar movilizaciones y apoyar a bloqueadores en sus “patrióticas” medidas de presión. Señoras y señores, necesitamos tener garantizado el derecho al trabajo, a generar nuestra platita, a salir adelante después de tanto receso y retraso... queremos y necesitamos trabajar.

Estuve analizando las palabras de uno y otro representante político, después de cada una de sus declaraciones emitidas en los últimos días. Al notar que existen voces de querer generar movilizaciones, bloqueos y paros cívicos, me pongo a pensar en aquel comerciante que está a punto de perderlo todo porque el dinero que tenía invertido se esfumó durante las cuarentenas rígidas; pienso en aquella trabajadora que quedó sin fuente laboral, porque en su empresa decidieron hacer una “reestructuración de personal” y que ahora gracias a alguna capacidad que tiene por ahí, decidió emprender un proyecto propio en base al esfuerzo de ella y su familia. Sin lugar a duda, están por un lado las millones de personas que quieren trabajar y que necesitan hacerlo, ¡pero ya! Mientras un ciudadano anuncia un paro cívico, gritando a los cuatro vientos que se debe defender la democracia, una mujer que es madre de cinco pequeños está vendiendo anticuchos a dos cuadras del lugar para tratar de llevar comida al hogar. La realidad boliviana está más que golpeada por la pandemia y por la inactividad económica que nos tuvo aislados y encerrados por más de cuatro meses en casi todas las regiones del país, por eso mi reclamo y mis palabras que le dicen a esos “líderes”, que lo que en realidad necesitamos es trabajar para ganar el almuerzo del día para nuestras familias.

Se llevaron adelante las elecciones generales, conocimos los resultados oficiales, listo, se acabó y ahora esperemos que a quienes les toque, nos gobiernen como se debe; entonces dejemos atrás los insultos y la defensa a quienes ni siquiera se toman el tiempo de escucharnos, porque para muchos de ellos solo somos masa y voto. Nos matamos defendiendo a uno y otro candidato, como si eso llenara mi plato con desayuno, almuerzo o cena.

Dejemos atrás el egoísmo, de una vez pensemos en país y en regiones. El voto ya se emitió, la gente ya fue a las urnas y si alguien tiene duda del trabajo, que presente denuncias fundamentadas y documentadas y ya, mientras tanto todos los demás seguiremos “laburando”. Mucha gente está cansada de la cultura del bloqueo. Lo que tanto se criticaba a algunos sectores y organizaciones sociales, ahora se convirtió en una práctica de muchos, que a veces ni conocen la razón de su protesta.

 

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]