Opinión Bolivia

  • Diario Digital | martes, 19 de octubre de 2021
  • Actualizado 05:53

¿Y si nos vacunamos?

¿Y si nos vacunamos?

En serio… no es mala idea. Me llamó la atención el saber que en Santa Cruz hay personas que no quieren vacunarse porque no podrán consumir bebidas alcohólicas por varias semanas, me pareció un mal chiste, no podía creerlo, sin embargo, es cierto y así se informó. Mientras eso sucede, una amiga escribe para preguntar si sé de algún hospital que tenga disponible una cama en terapia intensiva.

Seguimos en la misma realidad de hace varias semanas; mientras unos buscan un espacio en cualquier centro de salud, otros siguen tomando el camino de la imprudencia, el egoísmo y la ignorancia. La gente continua muriendo y en cifras más altas de las que se reportan diariamente desde los SEDES o el Ministerio de Salud. En serio, nos estamos muriendo.

Podemos tener todas las plantas de oxígeno, pero no podemos tener en cuenta que la opción previa es la de ponerse un barbijo y evitar descuidos que nos pueden enfermar; podemos encontrar a penas los medicamentos caros para tratar a un ser querido, pero mejor sería pensar en que si no vas a esa reunión familiar podrás hacerlo después y con mayor seguridad de que no acabarás cremado y con tu familia llorándote.

Me llama la atención el ver que muy pocas personas se acercan en estos días a los puntos de vacunación; la fluencia de gente es mínima, y mientras tanto las puertas de hospitales están llenas de gente que, entre oraciones, espera la recuperación de aquel o aquella que tanto ama. Estamos en medio de una pandemia que nos golpea de mil maneras, y a vista de una ayuda para la solución decidimos no mirar y no vacunarnos.

El coronavirus no pasa, ni pasará en mucho tiempo y mientras seguimos en esta pelea, están los que quieren escoger una vacuna pese a las mil explicaciones que nos dan los profesionales de la salud. Necesitamos medicamentos más baratos, más plantas de oxígeno y no optamos por la vía de la vacuna, ya sea por descuido o por los mitos de zombis que afectarán nuestro diario vivir.

Un meme me reflejó una cruda realidad, un hombre sentado en un sofá, con un notable sobrepeso y acompañado de comida rápida y gaseosas, el hombre aparece diciendo que no quiere vacunarse porque no quiere hacerle daño a su cuerpo, una mezcla de mensajes que reflejan lo que sucede. Un entrevistado me dice que no usa barbijo porque se atora y rápidamente pienso en un amigo que está entubado inconsciente, en fin, la hipotenusa.

CON LLAJUITA

CLAUDIO ROJAS V.

Periodista y docente universitario

[email protected]

Entrando en la página solicitada Saltar publicidad